nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Mujer resucita tras visión con Jesús y toda su familia se convierte

Sabina dice que como en un sueño se vio en el fondo de un pozo, cuando Jesús se le apareció, y y le extendió la mano para sacarla. Su “resurrección” y su historia sobrenatural tiene sorprendidos a los médicos.

  • Evangelismo    
  • 10 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

RUSIA. – Una mujer que pasó dos días en un depósito de cadáveres después de haber sido declarada muerta por los médicos, sorprendió a muchos cuando de pronto volvió a la vida. Sabina, que había viajado para visitar a su hijo en Rusia, cayó en coma durante dos días antes de su muerte confirmada por los médicos. Luego fue llevada a la morgue donde su cuerpo se mantuvo con otros cadáveres por más de dos días.

Quien fue testigo del hecho fue el periodista Steve Rees, según publica ASSIST NEWS, ella recordó que, en su momento, se encontró en el fondo de un pozo sin posibilidad de escape. Entonces vio un árbol en la parte superior del pozo, y una de sus ramas creció, extendiéndose hacia ella. De repente, la rama se convirtió en una mano y ella escuchó a Jesús diciendo que estaría segura.

“Si estás segura de tomar mi mano, te traeré de vuelta a la vida”, fueron las palabras que le oyó decir. Cuando ella extendió la mano y agarró la mano de Jesús, Sabina se despertó en la morgue.

Su cuerpo estaba cubierto con una sábana blanca, desde el cuello hasta los pies. Podía escuchar las voces de las personas que la rodeaban.

Cuando ella se sentó, el personal del hospital se asustó y salió corriendo de la habitación. Cuando regresaron, la encontraron aún sentada, diciéndoles que no había de qué preocuparse porque ella realmente estaba viva. Nadie podía imaginar lo que le había ocurrido, pero el equipo le dio comida, agua y ropa, y la ayudó a visitar a su hijo en otro hospital.

Sabina regresó a su hogar en Asia Central, sorprendiendo a su familia. El primer domingo de su regreso a casa, ella fue a una iglesia evangélica y entregó su vida a Cristo.  La comunidad donde vivía era en su mayoría islámica, y mientras que sus parientes fueron los primeros desconcertados por su conversión, posteriormente todos sus hijos, su madre y una sobrina también entregaron su vida a Cristo, abandonando el islam. Algunos de ellos incluso comenzaron a dedicarse plenamente a sus nuevos ministerios.

Una de sus hijas, Aisha, se casó con un occidental llamado Jamal, que se trasladó a servir a Dios en el Oriente Medio y así, la pareja asistió a la llamada de la misión de compartir el amor de Dios en uno de los países islámicos en su mayoría, de Oriente Medio.

Su resurrección abrió puertas para compartir evangelio

Jamal dijo que el testimonio de Sabina abrió muchas puertas para que pudieran compartir el mensaje del evangelio. “Compartí brevemente la historia de mi suegra, y como resultado, los estudiantes estaban más interesados ​​en aprender acerca de Jesús. Dos días más tarde, él ya tenía un grupo de unos 30 musulmanes”, dijo.

El misionero vio cómo Dios transformó los corazones de los musulmanes, haciendo que se entregaran a Cristo, incluyendo su gran amigo, que ahora es también un seguidor de Jesús.

Jamal y Aisha ahora están ministrando en campos de refugiados sirios, donde no sólo comparten el mensaje del Evangelio, sino que recaudan fondos para ayudar a la gente a calentar sus tiendas durante el tiempo frío. El milagro que Dios hizo en Sabina sigue abriendo puertas para el Evangelio de hoy.