Más de 4,9 mil de personas se entregan a Cristo en Mianmar

A pesar de ser un país que persigue a los cristianos, un histórico evento evangelístico atrajo a más de 50 mil personas.

  • Evangelismo    
  • 21 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

MIANMAR. – Mianmar es el 23º país que más persigue a cristianos, según la clasificación por la organización Puertas Abiertas. Con este mismo escenario, el Festival Love Joy Peace (“Amor, Alegría y Paz”) atrajo a más de 50 mil personas en el Centro de Convenciones de Mianmar, en la ciudad de Rangún.

El evento de tres días es el fruto del poder de la oración: más de 400 iglesias se unieron para convidar a las personas para el festival y orar porque fuera todo un éxito.

Dios respondió a las oraciones con la participación de un grupo multiétnico, que ultrapasó la capacidad del local, de acuerdo con una Asociación Evangelística Billy Graham.

Gran parte del público del evento nunca había oído del Evangelio en su vida.  En el primer día, estuvo un estimado de 46 mil personas, más de 2.500 decidieron entregar sus vidas a Jesús. En el segundo día, 52 mil personas participaron del festival y más de 2.400 aceptaron a Cristo en sus vidas.

El evangelista Franklin Graham llevó un mensaje sobre una parábola del hijo pródigo, él usó la historia para convidar a las personas a que se arrepintieran y se volvieran a Dios. “Este es un cuadro maravilloso de nuestro amoroso Padre Celestial”, dijo Graham en su página en Facebook.

“Yo estoy muy grato por ver a hombres, mujeres y jóvenes de Mianmar respondiendo a una invitación de ‘volver a casa’ y confiar en Jesús Cristo como Señor y Salvador de sus vidas”.

Según relatos, muchos de los nuevos conversos nunca entraron en una iglesia antes. Otros dicen que estaban familiarizados con el evangelio, pero nunca habían respondido al mensaje de Cristo hasta ese día.

Además de predicar en el festival, Graham también visitó la Iglesia de los Hermanos de Hebrón, liderado por el pastor Tin Maung Tun. El evangelista compartió un mensaje sobre Jesús para centenares de niños, algunos de ellos venían de un orfanato donde cuidan se niños enfermos.

En seguida, Graham, distribuyó, zapatos y regalos, una acción que hace parte de la Operación Navideña de la organización Bolsa de Samaritano.

“Agradezca a Dios por trabajarle y darle la gloria a Él. Sabemos que ha habido una gran celebración en la vida de cada uno”, dijo Graham.