nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Mujer abandona Al-Qaeda después de asistir a la iglesia

La ex musulmana reemplazó el fusil AK-47 por algo que garantiza la máxima protección: La Santa Biblia.

  • Evangelismo    
  • 4 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

SIRIA. -En medio de los horrores de la guerra en Siria, Dios está haciendo milagros y transformando vidas. El hermano John, del ministerio “Voz de los Mártires”, compartió con Mission Network News algunas historias inspiradoras sobre personas que han abandonado sus antiguos hábitos para seguir a Jesucristo.

Una de ellas es una mujer musulmana que fue combatiente de Al-Qaeda y sirvió como enfermera para auxiliar a militantes heridos del grupo islámico.

Ella asistió a una nueva iglesia abierta en Siria hasta que se animó a contar su historia al pastor.

“Vine [a la iglesia], escuché el Evangelio y conocí a Cristo. Tenía miedo de contar mi historia porque tenía miedo de que me denunciarán y fuese arrestada”, dijo que le contó la mujer al líder de la iglesia.

Hoy en día, ella reemplazó el fusil AK-47 por algo que garantiza la máxima protección: La Santa Biblia. El hermano John también compartió la historia de lo que ocurrió durante una visita que hizo a un trabajador en medio de una fiesta islámica. Al llegar a la tienda del cristiano, John señaló que recibió a un grupo de musulmanes que estaban celebrando la fecha sagrada.

El trabajador tenía una Biblia en sus manos.

John estaba orando para que el trabajador no compartiera el Evangelio con los musulmanes, por temor a que eso pudiese causar una respuesta violenta. Sin embargo, fue testigo de todo lo contrario: el hombre abrió la Biblia y habló de Cristo.

“Comenzó a ocurrir un debate con preguntas y respuestas, y él estaba respondiendo de forma estratégica. Un hombre enojado salió, y poco después el Señor comenzó a moverse”, cuenta John

“Una mujer se levantó y dijo: ‘Vi a Jesús en un sueño’ Luego otras mujeres interrumpieron la conversación y dijeron que también habían visto a Jesús. Así, en dos horas, empezamos a oír unas tres diferentes historias de personas que habían visto a Jesús… en sueños y visiones”, dijo.

Según John, los cristianos en Siria están arraigados en su fe a pesar de estar “literalmente, en peligro y persecución”. El cuestionó a uno de los pastores porque él y su familia se encuentran todavía en Alepo, a pesar de constantes amenazas de muerte.

El pastor respondió: “Si digo que Jesús es el ejemplo más grande y que Él murió por mí, estoy dispuesto a poner mi vida en peligro. Es claro que existe la muerte, pero también la bella imagen de la resurrección, de personas conociendo a Jesucristo. Es por eso que se mantienen dentro de Siria”.