nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Líder musulmán se convierte a Jesús tras haber sido resucitado

“Ten fe en mí y sé mi testigo. Te daré vida de nuevo, ya que tengo la autoridad para dar vida”, dijo Jesús, de acuerdo con el ex imán.

  • Evangelismo    
  • 9 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

Munaf Ali, de 45 años, era un imán [líder musulmán] influyente académico y predicador del islam en un país de Oriente Medio. Él no sólo odiaba a los cristianos, sino también animó a sus seguidores a atacarlos. Pero después de su muerte, estaba siendo preparado para su funeral, cuando asustó a su familia, volviendo a la vida con un nuevo mensaje de salvación y esperanza en Jesucristo.

Un día, un equipo de la Misión Bibles4Mideast (Biblias en el Oriente Medio) se acercó al imán y ambas partes entraron en una discusión vigorosa sobre la autoridad de Jesús y el Evangelio. Munaf negaba la divinidad de Jesucristo y la credibilidad de la Biblia.

El pastor Paul le ofreció un ejemplar del Nuevo Testamento al líder islámico, pero se negó a recibirlo. Visiblemente molesto, el imán maldijo al pastor y su equipo. Esa misma noche, el imán incitó a una turba a atacar al pastor Pablo y su equipo donde se alojaban, con gritos de “Allahu Akbar” (Alá es grande).

Pero el Espíritu Santo habló a los corazones de aquellos misioneros y les ordenó salir de ese lugar unas horas antes del ataque, según el Bibles4Mideast.

Unos días más tarde, Munaf volvía a casa después de las oraciones religiosamente presentadas el viernes, cuando de repente se sintió mareado, cayó al suelo, perdió el conocimiento y murió.

Munaf dijo que después de morir dice que vio demonios que venían a buscar su alma. “Vi malditos demonios a distancia. ¡Ustedes no tienen derecho a tomar mi alma!”, dijo Munaf en ese momento, según su testimonio. “Tomar tu vida es nuestro derecho y te irás con nosotros”, respondió uno de los demonios.

Encuentro transformador

El ex musulmán dice que poco después de Jesucristo se le apareció con un gran ejército de ángeles y los demonios huyeron rápidamente.

Entonces Jesús habló a su corazón: “Escucha, el primer Adán desobedeció a Dios y pecó contra él bajo la influencia de Satanás. Soy el segundo Adán, la Palabra de Dios y el Mesías:  Jesús, el Hijo del Altísimo que nació de la virgen María, como un hijo de hombre, sin pecado, para redimir a Adán y todos sus descendientes del pecado y la muerte”.

“Fui sido crucificado y morí para rescatarlos y librarlos de todos sus pecados, para hacerlos hijos de Dios y ciudadanos del cielo”, dijo Munaf citando su visión de Jesús.

El ex líder musulmán también dijo que Jesús tiene la autoridad para restaurar la vida y ordenó a Munaf convertirse en su seguidor.

“Ten fe en mí y sé mi testigo. Te daré vida de nuevo, ya que tengo la autoridad para dar vida”, dijo Jesús, de acuerdo con el ex imán.

Cuando el alma de Munaf regresó a su cuerpo, sus hijos y otros miembros de la familia estaban tratando de ponerlo sobre una mesa para lavarlo y prepararlo para el entierro. Muchas otras personas también estaban en la habitación.

Su familia y amigos se sorprendieron y algunos empezaron a gritar cuando Munaf abrió los ojos y se sentó en la mesa. Muchos se asustaron y salieron corriendo, como si hubieran visto un fantasma.

“Estaba muerto y los demonios intentaron tomar mi alma, pero Jesús vino y me devolvió la vida”, dijo vacilante, en el momento Munaf. Algunos creyeron en su informe, pero otros se negaron a creer y comenzaron a burlarse de él. Una de las personas dijo que Munaf habría perdido la razón a causa de un fuerte golpe en la cabeza.

Munaf se ha convertido a Jesucristo y es un evangelizador. Su familia y todos los que lo visitaron su casa han visto su notable experiencia. Su familia inmediatamente creyó y todos dieron sus vidas a Jesús.

Como resultado de su testimonio, fue expulsado de la mezquita donde enseñó el Corán y los otros líderes pidieron que buscara la ayuda de un psiquiatra. Gran parte de la comunidad musulmana local también comenzó a perseguir Munaf y su familia. Poco después, frente a las graves amenazas, Munaf y su familia salieron de su casa y su país de origen.