Pastores trabajan con Uber y aprovechan para evangelizar

“La gente termina preguntándome lo que hago en la vida, la conversación me lleva al ministerio y así consigo compartir mi fe”, dijo uno de los pastores.

  • Evangelismo    
  • 18 ene 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Algunos pastores americanos están compartiendo su viaje entre el púlpito de la iglesia y las calles de la ciudad, como conductores Uber. Este es el caso de la joven pastora Rhoda Nazanin, cuya fuente de ingresos es como conductora Uber, trabajando por las calles de los Ángeles.

“Es como cualquier otro trabajo, con buenos y malos días”, dijo Nazanin al sitio PE News. “Tengo oportunidades de hacer servicios para los cristianos y tenemos conversaciones profundas, que nos animan.

Tengo oportunidades de escuchar a la gente”.

De vez en cuando, Rhoda transporta a personajes famosos y tiene la oportunidad de orar con los clientes que están tratando con retos en su vida.

El pastor Joe Pierce, que comenzó a conducir para el servicio Uber en mayo de 2016, recientemente se casó con Rachel, que es también una conductora Uber. Ella sugirió que podría ser una buena opción para él también. Entre los viajes más comunes para Pierce, están los aeropuertos, subterráneos, restaurantes y residencias. Los viernes, transporta a las personas que salen de los bares y discotecas.

Más que una fuente de ingresos, ve en su profesión como un segundo ministerio.

“Puedo ofrecer excursiones y hablar con la gente. Ellos terminan preguntándose lo que hago, y la conversación termina llevándome al ministerio. Y puedo compartir mi fe con la gente”, explica.

Joe dice que ha recibido una gran experiencia de aprendizaje como conductor de Uber. “Nunca sé con quién estoy tratando.  Eso me desafía a mí, a estar abierto a escuchar a la gente”, dice.

Oportunidad de evangelismo

El pastor John Ware comenzó a conducir para Uber en febrero de 2016, pero se profundizó en el trabajo en julio. “Conocer a la gente es la parte divertida. El trabajo me permitió ver la ciudad, partes que normalmente no veía. Siempre que estoy conduciendo, estoy orando por la ciudad”.

Entre los recuerdos de pastor John, está el día que transportó a un jugador del equipo de fútbol americano “Washington Redskins”. El atleta iba con cuatro amigos a un club nocturno. En el camino, los chicos estaban planeando lo que harían en el club. Entonces fue cuando el jugador le preguntó a John que hacía para ganarse la vida – Soy un pastor, dijo. El atleta fue sorprendido y se avergonzó por los comentarios que había hecho en el carro”.

A la mañana siguiente, el jugador llamó a John, porque había olvidado sus llaves en el carro. En ese momento, no podía entregarle las llaves, pero pidió al jugador que las fuese a retirar al estacionamiento de la Iglesia Bethel, donde John es pastor.

Durante el encuentro, el atleta dijo que vio esto como una señal de que Dios quería alcanzarlo. John compartió con él el amor de Cristo y oró por el atleta.