nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Musulmana abandona terrorismo tras conversión a Cristo

Con lágrimas en los ojos, la familia oró con el equipo. Samuel y otros misioneros comenzaron a visitarlos dos veces al mes, les enseñaron los principios de la Biblia y se reunieron en oración.

  • Evangelismo    
  • 1 feb 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Involucrados en la distribución de alimentos a miles de refugiados sirios en el Líbano, Samuel y otros misioneros han tenido muchas oportunidades de compartir el amor de Cristo con los musulmanes.

Hanan (no es su nombre real por razones de seguridad), una viuda de 40 años de edad, es una de las personas que viven en uno de los campamentos de refugiados en el Líbano. Ella escuchó sobre el trabajo de los misioneros en el lugar y el equipo por lo que los invitó a visitar a su improvisada casa, donde vive con otros miembros de la familia.

Durante el primer encuentro entre Hanan y algunos misioneros, el equipo le mostró la película de Jesús. “Hablé con ellos sobre el amor de Dios y les enseñé el Evangelio”, dijo Samuel.

Después de la película, las mujeres mayores de la familia y la madre de Hanan, una anciana de 80 años, comenzó a llorar. “Ellas nunca habían escuchado el Evangelio y a Cristo”, dice Samuel.

Con lágrimas en los ojos, la familia oró con el equipo. Samuel y otros misioneros comenzaron a visitarlos dos veces al mes, les enseñaron los principios de la Biblia y se reunieron en oración.

Después se fortaleció la amistad entre Hanan y Samuel, pero ella reveló algo sorprendente acerca de su pasado.

Cuando vivía en Siria, ella había sido miembro del Frente Al-Nusra, ahora conocido como Jabhat Fateh al-Sham. Esta fue parte de Al-Qaeda, el grupo es uno de los principales grupos rebeldes islámicos que luchan contra el gobierno sirio. Hanan era también una enfermera.

“Yo cuidaba de sus heridas”, dice Hanan de sus compañeros terroristas”, y llevando un rifle AK-47 en la otra mano”.

Para la mujer, el grupo islamista luchó por la libertad contra un gobierno injusto. Pero su relación con Jesús fue transformándola poco a poco su corazón y ella aprendió más sobre la verdadera paz que Dios ofrece a través de Jesús.

Samuel continuó encontrándose con ella durante más de un año, hasta que Hanan desapareció de repente. Hanan le había dicho a Samuel que volvería a Siria, pero fue retrasando su regreso con la esperanza de una oportunidad de trabajo en otro país.

“Nos dio tristeza perderlas, pero más felices por saber que se llevaron el Evangelio. Eso es lo que vemos que Dios está haciendo. Estos refugiados se encuentran con el Señor y están llevando el Evangelio durante su viaje a Europa o en otro lugar en el mundo”, dijo Samuel.