nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Billy Graham: Tecnología no reemplaza a misioneros y evangelistas

El evangelista Billy Graham señaló que incluso los avances tecnológicos no pueden reducir la importancia del trabajo misionero, ya que “nada puede sustituir el contacto personal”.

  • Evangelismo    
  • 14 mar 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

EE.UU.- Ni siquiera los constantes avances en la tecnología son capaces de eliminar la necesidad de misioneros y evangelistas que trabajan para la difusión de la Palabra de Dios en todo el mundo. La declaración fue hecha por el reconocido evangelista Billy Graham, en respuesta a la pregunta de un lector, que le envió a la página web oficial de su organización evangelística.

El lector trató de expresar que su pregunta no tenía la intención de menospreciar el gran y relevante alcance que el evangelista ha desarrollado, anunciando el mensaje de Jesucristo en todo el mundo, pero señaló que con los avances de la tecnología podrían prescindir del trabajo duro y arriesgado por el que pasan misioneros y evangelistas.

“¿Todavía necesitamos evangelistas y misioneros? Yo respeto lo que el señor consiguió hacer, pero el mundo ha cambiado debido a la tecnología y no estoy seguro de que se necesitan evangelistas y misioneros ahora”, escribió el lector.

En su respuesta, Graham reconoció que el lector tiene razón al decir que el mundo ha sufrido muchos cambios debido a la tecnología y también dijo que muchos avances han contribuido en gran medida a que el Evangelio se extienda por todo el mundo más rápido.

“Vivimos en tiempos notables hoy en día casi ninguna parte del mundo es inaccesible y ocurre debido a la tecnología. Al ver esto, a menudo pienso en las palabras de Jesús: ‘Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo, para testimonio de todas las naciones, y entonces vendrá el fin’ (Mateo 24:14)”, dijo el evangelista.

El evangelista citó como un ejemplo de estos avances una experiencia muy cerca de él mismo, que son los resultados de la página web oficial de su ministerio, así como instalaciones de aplicaciones bíblicas en los teléfonos inteligentes.

“Cada semana, por ejemplo, nuestra organización recibe noticias de personas en todo el mundo que se están convirtiendo a Cristo a través de nuestro ministerio en Internet. Muchos de ellos viven en lugares que no están abiertos a recibir misioneros o evangelistas o hay muy pocos cristianos “, agregó.

“Casi en cualquier lugar puede abrir el teléfono inteligente y leer la Biblia o escuchar un mensaje del Evangelio. Que años atrás para la generación del pasado era algo imposible”.

 Los beneficios de la tecnología han demostrado ser bueno para propagación del Evangelio en todo el mundo, pero Graham advirtió que es para el ser humano darles un buen uso a estos recursos.

“Sí, vivimos en una era notable, y tenemos que hacer uso de todas las nuevas tecnologías Dios nos da el mandato de Jesús que está todavía está vigente: ‘Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura” (Marcos 16: 15)”, dijo.

El evangelista dice que la necesidad de misioneros no ha disminuido en los últimos tiempos e incluso puede que haya aumentado.

“Pero la necesidad de evangelistas y misioneros es tan grande como siempre -. Si, la tecnología es mayor, pero es limitada y no hay sustituto para el contacto personal. Las personas que están abiertas al Evangelio a menudo tienen preguntas que sólo un evangelista o misionero puede contestar. También los nuevos creyentes necesitan a alguien para ayudarles a entender lo que significa seguir a Cristo”, dijo.

Graham terminó su respuesta, aconsejando al lector a orar por la aparición de personas dispuestas a evangelizar e incluso a fomentar el que pregunta a sí mismo para convertirse en un evangelista en su contexto de vida.

“Oremos para que Dios levante una nueva generación de evangelistas y misioneros. Oren también para que Dios los haga un testigo de Cristo justo donde están las palabras de Jesús que siguen siendo ciertas: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos, (Mateo 9:37)”, dijo.