nav
Viernes 18 de Agosto de 2017

Más de 4.300 biblias serán enviadas a cristianos perseguidos en Asia

En Laos, el gobierno comunista impide que los cristianos compren biblias. Aun cuando se encuentran donde se vende, un ejemplar cuesta un mes de trabajo.

  • Evangelismo    
  • 26 may 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

LAOS, ASIA. – No siempre la persecución religiosa se da de forma física, con torturas y prisiones. A menudo pueden ser los desafíos psicológicos que los cristianos se enfrentan en ambientes hostiles donde son vistos como ciudadanos de segunda clase o prohibidos de practicar libremente su religión. Este tipo de persecución es a menudo conducido por autoridades que imponen reglas rígidas para perseguir e intimidar a las minorías.

Laos y otros países del sudeste asiático son desafiados por reglas del gobierno comunista que les impiden siquiera adquirir una Biblia.

Algunos cristianos que viven en las pequeñas aldeas, cerca de la frontera vietnamita en Laos, no poseen una Biblia ni los recursos para ni siquiera comprar una.

“En Louang Phrabang, existe una pesada persecución contra los cristianos, ellos quieren preservar la cultura local, pues sienten que el cristianismo los amenaza”, dijo Akamu al sitio de International Christian Concern.

“Incluso en áreas de relativa libertad, a menudo es difícil para los cristianos comprar biblias. Hay un número limitado disponible y eso hace demasiado caro, incluso si usted puede encontrar donde vender.

El trabajador en Laos sólo gana alrededor de 25 a 27 dólares por (El equivalente a aproximadamente 88 reales). Comprar una biblia puede costar un mes de trabajo”, dijo Alika, una víctima perseguida.

Distribución de biblias

Por eso, ICC se asoció con Vision Beyond Borders (VBB) para implementar una distribución de biblias y proporcionar a estas comunidades cristianas más de 4.300 ejemplares de las Escrituras, para que puedan usarse para evangelizar o para su propio crecimiento espiritual.

La implementación de este proyecto requirió la impresión de las biblias en lengua nativa y luego las envió a un lugar seguro entre Tailandia y la frontera de Laos. Las biblias se dejan en un lugar central para ser llevadas por contactos de confianza que las distribuyen a través de una red de iglesias.

“En las áreas donde la persecución es fuerte, es muy difícil encontrar una Biblia. En esas áreas, muchos creyentes nunca poseyeron una Biblia y algunos nunca vieron una. Hay una tremenda necesidad por la Palabra de Dios y nuestro contacto continúa diciéndonos cómo la gente está agradecida por finalmente tener una copia de las Escrituras en su lengua nativa”, afirmó el representante de VBB.