nav
Jueves 27 de Julio de 2017

Misioneros testifican que 450 muertos resucitaron en Mozambique

La pareja relata cómo Dios está operando milagros en África

  • Evangelismo    
  • 16 may 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

MOZAMBIQUE, ÁFRICA. – En 1997, la pareja de misioneros Heidi y Rolland Baker formaron parte del movimiento la “Bendición de Toronto”, muy popular en Canadá. Ellos buscaban un avivamiento personal y testificaron que tuvieron una poderosa visita de Dios.

Lo que pasó con Heidi ella lo describe como “extraordinario”, pues estaba tan desesperada por el toque de Dios que, en medio de un mensaje de Randy Clark, corrió hasta el altar de la iglesia, se arrodilló, levantó las manos y empezó a gritar desesperada.

El pastor Clark vio lo que el Espíritu Santo estaba haciendo en ella y profetizó: “¿Dios quiere saber si quieres la nación de Mozambique?” Ella respondió en voz alta: “¡Sí!”

Ella relata que sintió “el fuego de Dios” corriendo por dentro de su cuerpo “como un rayo”. “Yo temblaba y clamaba gritando durante siete días y siete noches después de eso. Sentí la presencia de Dios de una manera tan intensa que quedé incapacitada. No podía caminar, hablar ni moverme … muchas personas se reían, pero para mí no había nada divertido en eso. Fue un tiempo poderoso y santo”, recuerda.

La pareja Baker recibió otra profecía en aquellos días sobre Mozambique, un país que estaba devastado por la guerra: “los ciegos verán, los sordos oirán, los lisiados caminarán, los mudos hablarán, los muertos resucitarán y las multitudes vendrán a Jesús”.

Ellos creyeron, aunque parecían cosas imposibles. Al llegar a Mozambique, en esa época una de las naciones más pobres de la tierra, ella cuenta que literalmente “salí a la calle buscando a todos los ciegos que yo pudiera encontrar”.

“Ellos eran muy fáciles de encontrar. Debo haber orado por 20 ciegos, y ninguno de ellos vio. Pero yo continué orando y recordando las palabras proféticas que el Espíritu Santo puso en mi corazón. Había una presencia tan poderosa del Espíritu Santo cuando la recibí que yo decía. Yo no voy a desistir. Un día van a ver“.

De hecho, tardó algún tiempo, pero se vieron que las promesas hacerse realidad. A través de ellos, ciegos empezaron a ver, sordos comenzaron a oír y los lisiados comenzaron a caminar.

Como atestigua Candy Gunther Brown, que estaba en aquella región, hay varios relatos de personas curadas milagrosamente, multiplicación sobrenatural de comida y resurrecciones de muertos. “Eso generó un gran crecimiento de la iglesia en áreas predominantemente musulmanas de uno de los países más pobres del mundo”, escribió.

En las cruzadas promovidas por la pareja de misioneros, alcanzaron a cientos de huérfanos, algo muy común en el país tras tantos años de guerra.

Otro testigo del impacto causado por Heidi Baker es Tim Stafford, periodista de la revista Christianity Today. En los reportajes dice cómo la misionera oraba por los discapacitados auditivos y estos eran sanados.

El pastor Randy Clark, que trabajó muy cerca del ministerio de los Baker, cuenta que “desde que fueron tocados por Dios en Toronto, durante el avivamiento, ganaron cerca de un millón de personas para Jesús. Iniciaron casi 10.000 iglesias y coleccionaron testimonios de 450 personas resucitadas”. Las provincias enteras fueron transformadas por el Evangelio, en Mozambique y regiones antes conocidas como musulmanes, son ahora consideradas cristianas.

Con miles de iglesias y multitudes de convertidos, Heidi está reproduciendo un patrón visto en la Iglesia Primitiva y en las narrativas misioneras del siglo XIX, donde sanidades y otros sucesos milagrosos acompañaron la predicación evangelística y fueron preludios para el rápido crecimiento de la iglesia, informa Charisma News.