Esto ocurrió cuando nigerianos rompieron vínculos con sectas

Los olcultistas nigerianos participaron en un gran encuentro y renunciaron a su participación en diferentes credos.

  • Evangelismo    
  • 5 jul 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

NIGERIA.- Cerca de 5 mil ocultistas se rindieron a Jesucristo en una conferencia organizada por diversas iglesias entre el pueblo ogoni, que vive al este de Port Harcourt, en el estado de Rivers, en Nigeria.

El encuentro celebrado el pasado 23 de junio en la arena de la escuela politécnica Ken Saro-Wiwa fue conducido por el pastor Williams Kumuyi, líder de la Iglesia Bíblica Vida Profunda.

El ocultismo es uno de los grandes problemas que enfrenta Nigeria.

La secta une la práctica religiosa, basada en la influencia de los antepasados ​​y en los poderes místicos de la vida, con la criminalidad, involucrando actos como asesinatos, violaciones y robos.

Muchos nigerianos participan en el ocultismo debido a la falta de seguridad en la sociedad. La práctica generalmente se funda en sociedades marcadas por la pobreza, la corrupción y la inseguridad. Los ciudadanos del país no confían en las autoridades locales y prefieren unirse al ocultismo para garantizar su seguridad.

Durante el encuentro, los ocultistas hicieron una oración de arrepentimiento y renunciaron su participación en la secta y sus credos divergentes.

Kumuyi llevó un mensaje sobre perdón y unidad, reforzando que el odio sólo produce conflictos, violencia y desconfianza. Añadió que la paz sólo puede prosperar si el pueblo ogoni aprende a perdonarse unos a otros y olvidar sus diferencias pasadas.

Antes de dirigir la conferencia, Kumuyi ya se había reunido con líderes religiosos, comunitarios y jefes tradicionales para convencerlos de dejar de lado sus diferencias para atraer el desarrollo de la región.

El pastor aún pidió a los líderes de la región para que desempeñaran papeles más activos para garantizar una paz duradera para sus comunidades. El Rev. Isaac Ekokoroh, uno de los organizadores de la conferencia, reveló que los líderes de los clanes pretenden dejar las diferencias religiosas y políticas de lado para salvar la tierra ogoni de su actual estado de desplazamiento social y retraso económico.