Comunista se entrega a Jesús tras espiar vida de cristiano en Corea del Norte

En su lecho de muerte, el oficial llamó al cristiano para confesar que estaba espiando su vida, pero desistió denunciarlo y decidió entregarse a Jesús.

  • Evangelismo    
  • 4 ago 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

COREA DEL NORTE.- Una mujer cristiana que huyó de Corea del Norte compartió cómo, en su infancia, ella tenía mucho miedo hasta tocar una Biblia, pero reveló que el cristianismo está creciendo en el país, a pesar de los esfuerzos brutales del gobierno para suprimirlo.

Creciendo en el estado totalitario comunista de Corea del Norte – donde el cristianismo es un crimen – Kim Sang-Hwa no tenía idea de que sus padres fueran cristianos y se sorprendió, posteriormente cuando supo que la vida de su padre fue usada por Dios para la salvación de un oficial del Partido Comunista norcoreano.

“Como muchas familias cristianas, nuestra familia fue expulsada en la década de 1950 a una aldea remota”, dijo en declaraciones a la Misión Puertas Abiertas.

“Ellos continuaron ocultando su fe para no ser descubiertos por los oficiales, pero me acuerdo despertar una noche, cuando yo tenía seis años, nuestra casa era muy pequeña, entonces todos dormíamos en la misma habitación. Cuando abrí mis ojos, vi a mi padre y madre bajo la manta y yo podía oír un ruido suave de la radio. Más tarde supe que ellos estaban oyendo la transmisión de una estación de radio cristiana”, agregó.

Un día, ella encontró una Biblia escondida en el fondo de un armario. Aterrorizada, Kim pensó en delatar a sus padres a las autoridades. La confusión en la mente de Kim se dio a causa del contexto social de opresión e intolerancia en su país, pues en Corea del Norte, los cristianos son a menudo condenados a campos de trabajo forzados e incluso asesinados, simplemente por poseer una Biblia.

“Yo tenía miedo de tocar la Biblia, pero no podía simplemente dejarla allí”, contó ella. “Yo cerré los ojos, tomé el libro y lo puse de nuevo, pesaba mis opciones, debo decir a mi profesor sobre eso, debo visitar al oficial de seguridad local, por quince días no pude pensar en nada más. En la escuela era nuestro deber denunciar aquel “libro ilegal”, pero era mi familia que estaba involucrada en eso. Además, también me pregunté: “¿Quién es ese Dios?”.

Finalmente, Kim tomó el coraje y le preguntó a su padre sobre ese ‘libro prohibido’ que él guardaba en el armario. “Él se quedó muy sorprendido y se sentó a mi lado”, contó ella. “Él me preguntó: “¿Ves esos viejos árboles, quién los hizo?”, dije que no sabía y él me explicó toda la historia de la creación del mundo, incluyendo cómo Dios creó a Adán y Eva”.

Después de eso, la madre de Kim comenzó a enseñarle a memorizar los versículos de la Biblia. Su padre le explicó el Evangelio y el plan de salvación completo para ella, y su abuelo le enseñó a orar.

“Es sólo hablar con Dios, nada más, nada menos que eso”, le habló. “Para mí, todas esas historias e ideas eran tan interesantes”, dijo Kim. “Yo también pasé a leer la Biblia sola, pero me di cuenta de cuánto era peligroso en mi país. Mi padre siempre enfatizaba no compartir nada con nadie, entonces él empezaba a orar en susurros, de manera casi inaudible, diciendo: ‘Padre, ayuda al pueblo norcoreano a buscar su reino en primer lugar”.

El poder del testimonio

A veces, el padre de Kim se encontraba con otras personas en un lugar secreto, donde todos oraban juntos y estudiaban la Biblia. “Cuando un hombre estaba muriendo, mi padre fue a verlo en su lecho de muerte”, recordó Kim. “Él confesó a mi padre: “Yo sé todo sobre ti, tu familia y tu fe. Yo era un espía y pedí a las autoridades seguirte”, le dijo el espía comunista.

El padre de Kim quedó un tanto sorprendido con aquella revelación, pero también quedó curioso por el hecho de que aquel hombre comunista hiciera esa revelación en su lecho de muerte y a la vez querer verlo.

Entonces aquel hombre continuó con su declaración, explicando que fue tocado por el testimonio de vida de aquel cristiano que él espió por tanto tiempo y ahora también quería entregar su vida a Jesús.

“Tú eres un buen hombre, nunca te denuncié a nadie, dígame cómo yo también puedo hacerme cristiano”, dijo aquel oficial en su lecho de muerte. “En sus últimos momentos de vida, aquel hombre se arrepintió de sus pecados y entró en el Reino de Dios, mi padre consiguió ayudarle a llevarlo hasta allí”, dijo ella.

Orando por Corea del Norte

Hoy Kim está casada y viviendo en Corea del Sur con su familia, pero espera un día poder volver a Corea del Norte para intentar compartir el mensaje del Evangelio con el pueblo de su tierra natal.

“Me gustaría poder volver a Corea del Norte y compartir el Evangelio con la gente allí y tener comunión con los creyentes locales”, dijo. “Yo estaría lista para morir por el Evangelio. Creo que si yo no tuviera una familia aquí en Corea del Sur, volvería y ayudaría a la gente necesitada”.

Todos los días, Kim continúa haciendo la misma oración que veía a su padre haciendo cuando era niño: para que todos en Corea del Norte busquen primero el Reino de Dios.

La Misión Puertas Abiertas clasificó a Corea del Norte como el lugar más opresivo del mundo para los cristianos, al actualizar su lista anual de persecución religiosa. Se estima que entre 30.000 y 70.000 cristianos se mantienen en campos de trabajo forzados, mantenidos por el Partido Comunista. En estos lugares, los cristianos llegan a ser torturados a menudo por no negar su fe en Jesús.

Foto: Soldados del ejército norcoreano vigilan frontera con Corea del Sur (Foto: AFP – Getty Images)

[ Fuente: Christian Today ]