nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Musulmán se entrega a Jesús tras ser guiado por un ángel hasta una iglesia

Salahi tuvo una visión, justamente mientras se estaba preparando para sacrificar un animal, durante uno de los mayores festivales islámicos.

  • Evangelismo    
  • 12 sep 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

ASIA CENTRAL.- En la última semana de agosto, cerca de dos millones de musulmanes hicieron la peregrinación a La Meca, conocida como ‘Hajj’. Considerado un punto esencial para la fe musulmana y uno de los “cinco pilares del Islam”, todo seguidor del Islam debe hacer el “Hajj” al menos una vez en la vida, si tiene condiciones. Según la doctrina islámica, esta peregrinación trae “una limpieza en el alma de quien la hace y una profundización de su relación con Alá”.

El Hajj se produce junto con la “Eid-al-Adha”, la época más sagrada del año para los seguidores del Islam. También conocido como el Festival del Sacrificio, los musulmanes de todas partes del mundo están obligados a hacer una celebración anual, que generalmente dura cuatro días.

El Festival del Sacrificio conmemora el ‘casi sacrificio’ de Isaac por su padre Abraham. Los musulmanes consideran a Ismael como hijo primogénito de Abraham, nacido antes de Isaac, pero de una relación del patriarca con la sierva de Sara, Agar. Los cristianos y los judíos, naturalmente, consideran que Isaac es el “hijo de la promesa”, por haber nacido de la esposa de Abraham, Sara (Génesis 22).

En ambas versiones de la historia (islámica, y judeo-cristiana), Dios provee un carnero como una ofrenda de sacrificio en vez de eso y considera la voluntad de Abraham de sacrificar a su propio hijo como un supremo acto de obediencia.

Como el festival anual del Sacrificio, que fue celebrado por los musulmanes de todo el mundo la semana pasada, un pastor de la organización Biblias para el Oriente Medio que vive y trabaja en Asia Central experimentó una notable reunión con algunos hombres musulmanes que se preparaban para hacer sus sacrificios de animales en el evento. Considerando que los cristianos minoritarios han sido continuo y brutalmente perseguidos en este país, los nombres citados en esta materia son ficticios y el lugar específico donde ocurrieron estos hechos no será revelado.

Omar y Salahi, dos jóvenes musulmanes, que trabajaban como carniceros, llevaban varias vacas al matadero la mañana del jueves, preparándose para la celebración del próximo día. El pastor Masih * y otros dos evangelistas de la organización Biblias para Oriente Medio encontraron a los dos jóvenes a lo largo del camino y se juntaron a ellos en su camino. El “encuentro casual” llamó la atención por su semejanza al encuentro de Felipe con el eunuco etíope en una carretera polvorienta en África – según lo registrado en Hechos 8:26 -40.

“No podemos dejar de pensar que el pastor Masih fue liderado de forma semejante”, dijo en su publicación un relato de Biblias para Oriente Medio.

Atreverse

“¿Por qué matar animales para el Eid al-Adha?”, le preguntó el pastor Masih a los dos jóvenes. Como ex musulmán que vive en un país dominado por los musulmanes, él conocía bien la respuesta, pero quería establecer un contacto con aquellos jóvenes.

Los muchachos entonces hablaron sobre la razón por la cual se estaban empeñando en participar tan activamente en aquel evento, sacrificando a sus animales.

“Es la vaca qurbani, el sacrificio para Alá, como nuestro antepasado Abraham nos enseñó a hacer”, respondió Omar. [Qurbani, según lo referido en la ley islámica, es la palabra árabe para el sacrificio de un animal durante el Eid al-Adha. La palabra está relacionada con el hebreo קרבן corban, que se refiere a la oferta].

“Él intentó sacrificar a su hijo mayor, Ismael, hijo de Agar, como Alá le dijo que hiciera”, continuó Omar. “Pero después Dios no permitió que matara a su hijo, entonces él sacrificó un animal en su lugar. Estamos haciendo lo mismo con la vaca qurbani”.

Pero el pastor Masih estaba listo con su respuesta bíblica, para debatir con aquellos jóvenes. “De acuerdo con la palabra de Dios, no necesitamos más sacrificar animales o pájaros”, explicó a los hombres. “Esto es porque Jesucristo, el hijo de nuestro Dios Altísimo solo, hizo este sacrificio una vez por nosotros, para hacer innecesarios todos los demás sacrificios. Por su muerte sacrificial en la cruz del calvario y su resurrección de entre los muertos, estamos siendo redimidos y, nos convertimos en hijos de Dios, creemos en Jesús y no sacrifiquen más esos qrbanis”.

El argumento del pastor a la respuesta dada por los jóvenes musulmanes los dejó furiosos. Ellos estaban listos para agredir a Masih. “¡Cómo te atreves, bastardo e infiel, a decirnos una blasfemia de ellas contra Alá!”, gritaron los muchachos, empuñando sus cuchillos de carniceros para atacar al pastor. “¡Vamos a matarlo ahora!”. Pero a pesar del peligro, el pastor Masih y sus amigos evangelistas lograron huir.

Los jóvenes carniceros continuaron su viaje para llevar las vacas al lugar del matadero. Una vez allí, ellos y sus asistentes comenzaron a preparar uno de los animales para sacrificio, atándoosle fuertemente las piernas delanteras y traseras de la vaca con una cuerda gruesa. Ellos empujaron al animal hacia abajo. Omar sacó el cuchillo y se lo colocó en el cuello al animal. Pero la vaca simultáneamente sacudió la cabeza, haciendo que la lámina se desviara y cortara la cuerda, soltando la pata delantera. Con una pata suelta, la vaca pateó a Omar en el pecho, arrojándolo al suelo. Su pecho resultó seriamente herido y comenzó a sangrar.

Sus ayudantes lo llevaron al hospital. Cuando llegó, el muchacho había perdido mucha sangre. Los médicos advirtieron que tenía sólo un 5% de probabilidad de supervivencia. Todo lo que sus amigos podían hacer era internarlo en la UTI y donar suficiente sangre para él.

Durante tres días, Salahi se sentó al lado de su amigo en el hospital y oró por Omar. “Si él muere”, pensó, “seguramente será considerado una muerte sacrificial delante de Alá y él irá directamente al paraíso, eso tuvo que ser así, intentó él decirse a sí mismo”.

Pero él no pudo dormir. Siempre que cerró los ojos, veía a su amigo siendo golpeado por la patada de aquel animal, y el pecho del muchacho sangrando.

Visión

Al amanecer del cuarto día, él estaba haciendo el ritual de purificación necesario, antes del período islámico de oración a primera hora de la mañana. Mientras se lavaba, miró hacia arriba y vio un ángel delante de él.

Deja esas cosas que son inútiles para el Dios vivo, que creó el cielo y la tierra”, dijo el ángel. “Adore solamente a Él, en espíritu y en verdad, envió a su único Hijo para salvar al mundo, él es Jesucristo, hijo del Dios Altísimo y descendiente de David, resucitado de entre los muertos, este es el verdadero Evangelio”.

Salahi apenas podía creer lo que estaba viendo y oyendo. El ángel habló de nuevo. “Venga conmigo, yo le guiaré a los profetas del Señor, ellos le guiarán”. El ángel empezó a alejarse. Salahi terminó abruptamente su ritual de lavado y comenzó a seguir el camino que el ángel le señaló.

Salahi todavía no está seguro de si él realmente recorrió ese camino solo o si el ángel lo cargó, pero cuando él tomó conocimiento de lo que estaba a su alrededor, se encontró delante del pastor Masih y otros en una iglesia doméstica subterránea, donde los cristianos suelen reunirse , a escondidas.

El pastor Masih y otros cristianos estaban en una reunión de oración, y Dios ya había revelado al pastor sobre la llegada inminente de Salahi, ordenando que el joven musulmán fuera recibido. A la llegada de la iglesia, el ángel desapareció y no fue visto por el pastor, solamente por Salahi. El joven explicó lo que pasó. El pastor, un ex musulmán, contó su propio testimonio y explicó más sobre Jesucristo y la salvación, que es posible solamente en Él.

Nueva vida

Era domingo por la mañana, entonces el grupo se preparó para el culto que sucedería en aquel lugar. Durante el culto, Salahi aceptó al Señor Jesús como su salvador personal y Señor, declarando ante la iglesia su nueva fe. Los miembros de la Iglesia se alegraron y, al enterarse de la situación de Omar, oraron por el muchacho que estaba en estado crítico en el hospital.

Esa noche, el pastor Masih, Salahi y algunos otros creyentes fueron a visitar a Omar en el hospital. El pastor sólo podía orar silenciosamente por la curación y la salvación de aquel joven gravemente herido, a causa de los peligros que enfrentan los cristianos en aquella región. Mientras los miembros de la iglesia estaban al lado de su cama, Omar abrió los ojos, pero no pudo hablar.

Salahi ahora se congrega en la iglesia del pastor Masih. La iglesia continúa orando por Omar y cree que no sólo él, pero toda la nación será salvada.

Varios grupos extremistas promueven activamente el terrorismo en esta región de Asia central, y los informes son que el gobierno no hace nada para detenerlos.

[Fuente: Biblias para Oriente Medio ]