nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Evangélicos más jóvenes están perdiendo interés por la evangelización

Los investigadores creen que el declive del número de cristianos nacidos de nuevo se debe principalmente a la visión de los miembros de iglesia en relación al evangelismo.

  • Evangelismo    
  • 4 dic 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- La investigación divulgada por el Instituto Americano de Cultura & Fe (ACFI, en la sigla original) esta semana merece atención. El porcentaje de cristianos que se consideran “practicantes” continúa cayendo en EE.UU. y sólo una minoría de los fieles cree que poseen una “gran responsabilidad personal” en compartir el Evangelio.

“El cristianismo está pasando por un momento de gran desafío. La Iglesia probablemente no crecerá en el futuro, a menos que se hagan algunos cambios fundamentales en su práctica”, evalúa el investigador George Barna, en su análisis de los datos revelados en el levantamiento.

“Menos iglesias están capacitando a las personas para el evangelismo y enseñando sobre ello en los días de hoy, por lo que los resultados son obvios e innegables. Las implicaciones de ignorar la clara difusión del evangelio, especialmente entre los niños, la audiencia más receptiva de cualquier mensaje, son enormes. No todas las estrategias de “crecimiento de la iglesia” del mundo podrán compensar la ausencia de una auténtica transmisión de las buenas nuevas de lo que Jesucristo hizo por la humanidad”, destaca.

La encuesta, que entrevistó a 9.273 adultos, muestra que sólo el 31% de los adultos que se identifican como cristianos también dicen ser “nacidos de nuevo”, siguiendo la tendencia de declinación en auge desde 2010.

La ACFI advirtió que esos datos demográficos no dan esperanzas de que la tendencia pueda revertirse en el futuro próximo, ya que las personas de las generaciones más jóvenes demuestran menos preocupación por el asunto. Treinta y tres por ciento de las personas en el grupo de edad con más de 65 afirma que es necesario “nacer de nuevo” para tener la vida eterna al lado de Jesús, mientras que el 37% del grupo entre 50 a 64 piensa así y sólo el 31% entre el 31 y el 49. El índice más bajo está con aquellos entre 18 y 30 años, y sólo el 23% de los adultos.

“Los niños y adolescentes presentan una menor probabilidad de nacer de nuevo, que en el pasado, limitando la posibilidad de crecimiento de ese segmento”, afirma el documento.

La investigación de la ACFI repite los datos de otras similares e indica que los jóvenes son más propensos a aceptar a Jesucristo como su salvador antes de terminar la enseñanza media, pues dos de cada tres individuos que nacieron de nuevo lo hacen antes de los 18 años de edad.

“Otro 8% lo hacen durante el período donde tradicionalmente se asiste a la universidad (18 a 21 años), 8% entre 22 a 29 años, con otro 8% haciéndolo después de los treinta. Sólo el 9% de los adultos aceptan a Cristo como su salvador a los 40 años o más”, observó la encuesta.

Los investigadores creen que el declive del número de cristianos nacidos de nuevo se debe principalmente a la visión de los miembros de iglesia en relación al evangelismo y a la salvación. Sólo el 39% de los cristianos practicantes adultos afirman poseer una “gran responsabilidad personal” de compartir el Evangelio con personas que poseen diferentes puntos de vista.

“Es perturbador el hecho de que los adultos concuerdan con la idea de que la salvación eterna puede obtenerse a través de merecimiento o buenas acciones (25%), pues creen que la salvación no puede simplemente ser recibida por la fe (20%)”, explicaron los investigadores.

Poco más de la mitad (55%) de los evangélicos y sólo el 19% de los católicos dijeron que la salvación eterna se basa únicamente en la redención por Cristo.

Un cambio notable en las últimas dos décadas, afirmó la ACFI, es que el 38% de los cristianos ahora no se identifican ni como evangélicos ni como católicos, algo “prácticamente inexistente al final del siglo pasado”.

“Este cambio corresponde a la disminución generalizada de la identificación de las personas con las instituciones y el rechazo de las etiquetas tradicionales sobre cuestiones de fe”, concluyó la investigación.

En cuanto a las razones de que alguien se decidiera por seguir a Cristo, el 29% de los cristianos nacidos de nuevo apunta la influencia de sus padres. Los cultos y eventos de la iglesia influenciaron el 20% de las conversiones, y familiares siendo responsables del 16% de las decisiones de alguien de hacer seguidor de Cristo. Pastores o líderes de iglesia fueron citados por el 8%. Además, el 5% dice que la mayor influencia vino de un amigo. Esto significa que al menos la mitad de las conversiones son resultado directo de una relación cercana con otros creyentes.

Barna llama la atención sobre el hecho de que los padres no pudieran influenciar a sus hijos a seguir su fe como ocurría en las generaciones pasadas. “Si usted toma la familia y las iglesias como influencias espirituales en la vida de un niño, son muy pequeñas las posibilidades de que este niño tenga una exposición positiva al evangelio”, insiste.

Chuck Lawless, vicepresidente de estudios de postgrado en el ministerio del seminario en Wake Forest, Carolina del Norte, cree que los cristianos que no evangelizan no han sido “enseñados genuinamente sobre lo que significa creer en Cristo para la salvación”.

“En el fondo, ellos creen que hay múltiples caminos para Dios – y nadie intencionalmente, les mostró claramente que eso contradice las Escrituras”, dijo Lawless en otro momento.

[ Fuente: Christian Post]