nav
Martes 19 de Junio de 2018

Mujer sueña con Jesús y amanece curada del cáncer

Tecla descubrió el cáncer en etapa inicial y optó por no hacer quimioterapia, pero después de tres años los médicos notaron un aumento alarmante en las células cancerígenas.

  • Evangelismo    
  • 31 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Una mujer que vive en los Estados Unidos tenía hasta cinco años de vida a causa de mieloma múltiple de un cáncer que afecta a las células plasmáticas en la médula ósea. Sin embargo, su diagnóstico cambió después de las intensas oraciones y de un sueño marcado con Dios.

Tecla Miceli creció en Italia y fue a Estados Unidos a los 16 años con sus padres. Criada en un hogar católico, ella tuvo una experiencia más profunda con Cristo por influencia de sus hijos, Gary y Laura, que formaban parte de una iglesia evangélica en California.

Cuando Tecla visitó su iglesia por primera vez, fue tocada por el mensaje y fue hacia adelante. “Yo acepté a Cristo, pero no sabía lo que estaba haciendo. Me volví a casa sintiéndome diferente. “Yo nunca más quise pecar de nuevo”, cuenta.

Tecla descubrió el cáncer en etapa inicial y optó por no hacer quimioterapia, pero después de tres años los médicos notaron un aumento alarmante en las células cancerígenas. Incluso con las malas noticias, ella nunca perdió la fe.

“Durante toda mi enfermedad, Laura oró conmigo diariamente y me dijo palabras positivas y alentadoras de fe en Jesús”, cuenta la madre.

Después de 36 meses, la exploración de la cabeza de Tecla ahora reveló lesiones cancerígenas cubriendo su cráneo. Mientras tanto, ella permanecía diariamente en oración con el apoyo de sus hijos.

Una noche, ella hizo una oración sincera y derramó su corazón delante de Dios: “Sé que lo hice todo, estoy casada, tengo hijos, nietos, terminé la universidad, pero todavía no estoy lista para morir. Si me curas, contaré sobre tu milagro para cualquiera que  lo quiera oír”.

Sueño de curación

Cuando fue a dormir, un día antes de un nuevo examen, Tecla tuvo un sueño impresionante. Ella estaba atrapada en un porche alto y estaba a punto de caer, pero una gran mano la condujo con seguridad hasta el suelo y la libró de la muerte.

“Cuando llegué al suelo, lloré porque era un milagro”, ella relata. Cuanto estaba segura, en el sueño, ella comenzó a anunciar a la gente sobre Jesucristo.

A la mañana siguiente, Tescla se despertó sintiendo una paz inexplicable. Después de hacer la prueba de la médula ósea y ver los resultados con el médico, el oncólogo expresó espanto.

“Ya sé que estamos en el 27-32, con un cáncer completo. Pero mire esta prueba, la tasa volvió a 5 o 6. Eso es imposible. El plasma sanguíneo nunca se retrae. “Ellos deben haber cometido un error en el laboratorio”, dijo, balanceando la cabeza en incredulidad.

“¿Crees en Dios?”, preguntó Tecla al médico. “Sí”, respondió. Entonces ella contó sobre su sueño y las oraciones por su curación. El médico la miró con asombro y dijo: “En 25 años de práctica nunca he visto nada así antes”.

“El médico lo llamó anomalía, fue su manera de explicar un milagro”, recuerda Gary. “Pero él también empezó a llorar porque estaba realmente conmovido con eso”.

De ese momento en adelante, todos los exámenes indicaron la ausencia de cáncer. “Fue un milagro”, exclama Tecla. “Mi hijo, mi hija y sus familias hicieron que sus iglesias oraran por mí todo ese tiempo y quiero agradecer a todos ellos”.

[ Fuente: God Reports ]