nav
Lunes 20 de Noviembre de 2017

Reality “Cantando por Un Sueño”, en donde participaron artistas cristianos, llega a su fin

Las llamadas del público no favorecieron en la noche de la gran final del interesante concurso a los dirigidos por María del Sol.

  • Música Cristiana    
  • 15 feb 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Por: Germán Garavito Rodríguez

El domingo en la noche, llegó a su fin el reality mexicano Cantando por Un Sueño; que tenía entre sus filas, grandes figuras de la canción como Yuri, Ricardo Montaner y María del Sol; tres reconocidas voces hispanas, que ahora forman parte de ese interesante grupo de artistas que profesan la fe cristiana, en el medio secular.

El domingo en la noche, se llevó a acabo la gran final del concurso, la cual de estuvo llena de mucha emoción, gracias al duelo entre las dos parejas que se disputaban el honor de ser los contrincantes de los invictos finalistas Cipriano Hernández y Sheyla.

Las parejas semifinalistas del evento estaban conformadas por Raúl Juárez y Kika Edgar y por otro lado la dupla dirigida por María del Sol: Ruth Vázquez y Ernesto D’Alessio, quienes finalmente se quedaron en el encuentro de talentos que coordinó el cantante Emmanuel.

Debido a que las llamadas del público, no favorecieron en la noche de la gran final del interesante concurso a los dirigidos por María del Sol: Ruth Vázquez y al actor Ernesto D’Alessio, el sueño de éstos de contribuir con un tratamiento para la leucemia de la mejor amiga de Ruth, quedó en el camino.

De ese modo, la gran final de “Cantando por un Sueño” dejó como triunfadores a la pareja tutoreada por la celebre Dulce; Cipriano Hernández que gracias a la ayuda de la actriz y presentadora de televisión Sheyla, logró conquistar al público sobre el escenario. El sueño de Hernández, quien deseaba un tratamiento clínico para su esposa que tiene cáncer en la piel, hoy es una realidad y al apoyo del apasionado público mexicano.

Las tres celebridades cristianas que con su talento fueron parte del sueño de varios mexicanos, fueron fiel testimonio de lo que Dios puede hacer, y sin fanatismos religiosos fueron además, un gran impacto para los que no creen, mostrando en ocasiones que Dios se mueve en una multiforme gracia, que nosotros a veces no alcanzamos a comprender.