nav
Sábado 16 de Diciembre de 2017

Gran celebración en el Auditorio Nacional con Marcos Witt

Vestido con un traje negro, camisa blanca y corbata gris, dijo: «cada palabra, cada aplauso, es solamente para darle gloria y gracias al Señor».

  • Música Cristiana    
  • 29 mar 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Después de más de 7 años de ausencia Marcos Witt regresó a la Ciudad de México para ofrecer 4 conciertos con llenos totales en el Auditorio Nacional, recinto que es considerado el más importante de México y uno de los más reconocidos a nivel América Latina. Por vez primera este lugar abrió sus puertas para un cantante de música cristiana.

El Sábado 25 de Marzo, en punto de las 8 de la noche dio inicio el tercer Concierto con un recinto prácticamente abarrotado.

Gritos, aplausos y gran euforia se dejaron escuchar con las primeras notas de «Gracias», que Marcos interpretó solo con su piano. Vestido con un traje negro, camisa blanca y corbata gris, dijo: «cada palabra, cada aplauso, es solamente para darle gloria y gracias al Señor». Al finalizar con el coro de esta canción se presentó un video en las tres pantallas instaladas donde aparecieron las imágenes más relevantes de las presentaciones de Marcos en la ciudad. En cuanto finalizó el video la banda que acompañó a Marcos dio inicio con un majestuoso opening. Dentro de la agrupación se encontraban Coalo Zamorano (cuñado de Marcos y productor de Canzion), Lorena Zamorano y Nolita Theo, hermanas de Marcos.

Posteriormente pudimos escuchar un medley de los cantos más representativos a lo largo de la carrera: «Se oye en las naciones», «Levántate», «Poderoso», «Danzaré, cantaré» para cerrar con «Aleluya a nuestro Dios».

Después de una gran celebración de alabanza interpretó «Yo te busco» y dio paso a un momento de adoración y ministración, que se extendió por más de 20 minutos, donde además dirigió en una oración a los asistentes por México para continuar con «Sana nuestra tierra». En un sentir de Dios mencionó que «Dios nos ha dado una noche gloriosa, una de muchas en un hermoso lugar».

En seguida se dirigió nuevamente a su piano, donde comentó algunas anécdotas y recordó cantos que nacieron en México y que hoy se cantan alrededor de mundo, temas como «Tu fidelidad» de Miguel Cassina, «Tu amor por mi» de Lorena Zamorano y «Hermoso Eres»; continuó un momento muy emotivo con «Enciende una luz», los aplausos y los celulares encendidos se hicieron presentes y se iluminó en su totalidad el Auditorio Nacional, siguió «Más el Dios de toda gracia» y cerró el momento con «Dios de pactos».

En seguida, fue al centro del escenario donde cómodamente sentado en un banco presentó una de las sorpresas más relevantes de la noche, Kiko Cibrián, quien hace 10 años dirigía y tocaba en la banda de Luis Miguel, el dato curioso: Cibrián tenía exactamente ese tiempo de no tocar en un escenario. Marcos realmente contento, expresó el privilegio de ser acompañado por un músico de esa talla en ese instante. Así cantó acompañado de los acordes de Kiko, «Cuan bello es el Señor», «Tu mirada» y «Temprano yo te buscaré». Pocos minutos después se formó un set acústico donde cantó «Quiero cantar una linda canción» y «Peña de horeb».

Cuando llegó el momento de cantar «Dios es bueno», incluida en su nueva producción que lleva el mismo nombre, le pidió a su familia que pasaran con él al frente para orar por las familias de México, de esa manera aparecieron Elena, Jonathan, Christopher, Carlos y su esposa Miriam.

El cierre fue con 3 canciones más «Tengo Libertad», «Aleluya a nuestro Dios» y «En los Montes», temas que dejaron bendecidos a cada uno de los casi 10 mil asistentes que acudieron a alabar al Señor. De esta manera Marcos prometió regresar al DF y continuará realizando sus acostumbradas visitas anuales a más de 17 países ministrando a 100 mil personas en distintas regiones del mundo.

Por Raúl Lugo, representante de Jaime Murrell en México.

MercadoCristiano.com