nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Integrante de banda cristiana“Pescao Vivo” en conversación con Presidente Uribe

Giovanny Olaya se sumó al interés de sus compañeros (músicos) por crear normas que comprometan a las emisoras por tocar música local tal como sucede en otros países.

  • Música Cristiana    
  • 22 mar 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La verdad han pasado varias semanas desde que se llevó a cabo este atrayente suceso; sin embargo, dada la poca publicidad encontrada en los diversos medios de comunicación cristianos, se hace imprescindible dar a conocer lo sucedido, pues no todos los días se ve un hecho como el que se relata en las presentes líneas.

Gracias a la gestión de la Revista Shock, la publicación juvenil especializada más leída entre el público colombiano, se logró que siete de los músicos juveniles más representativos del momento en Colombia, se entrevistaron con el presidente de la nación, para hablar de temas varios de manera libre e informal.

Al encuentro de hora y media de duración, asistieron Giovanny Olaya de la agrupación Pescao Vivo, Jorge Mckenzie de Neurosis Inc, Maurico Rodríguez de Mauricio y Palo de Agua, Carlos Reyes de Black Cat Bone, René Segura de Odio a Botero, Mario Muñoz de Dr. Krápula y Javier Fonseca de Alerta.

Diferentes tendencias musicales, políticas y espirituales se dieron cita en el Palacio de Nariño, sede del Gobierno colombiano, para platicar un poco de diversos temas, en un ejercicio valioso que muchos ciudadanos del común algún día quisieran vivir.

Primero que todo, Giovanny Olaya se sumó al interés de sus compañeros por crear normas que comprometan a las emisoras por tocar música local tal como sucede en otros países. Ante esta inquietud, el Presidente Uribe se mostró deseoso de colaborar, comprometiéndose a evaluar el tema con el Ministerio de Cultura.

Posteriormente, el líder de Pescao Vivo, hizo su primera pregunta formal:

¿En algún momento el Presidente ha pensado en contar con una ayuda más espiritual para Colombia?…¿Usted le apostaría a una campaña que estuviera basada en cosas más intangibles, pero más profundas como el amor? En ese momento, el mandatario habló basado en un ejemplo de la situación actual de orden público del país, reconociendo que la reconciliación, el diálogo y la negociación con las partes en conflicto, son necesarios y fundamentales en este tiempo.

Sin embargo, al cerrar la respuesta, Uribe Vélez manifestó: “…Pero sí, creo en esas campañas de intangibles, el amor es necesario. Si uno no hace esa actividad tan difícil con amor, nada logra. Yo estoy de acuerdo contigo en eso.”

Minutos después, aprovechando la coyuntura, Giovanny Olaya lanzó su segunda pregunta, que se convirtió en un corto intercambio entre músico y gobernante:

¿Presidente, qué le parecería digamos, poner a toda Colombia, respetando muchas creencias, a hacer una campaña de un día específico para pedirle a ese ser superior, como se llame en cada creencia, por este país?
Eso es algo bonito y bien necesario, respondió el Presidente…
¿Por qué no hacerlo? Preguntó nuevamente el cantante…
Recojo la idea y lo haré oportunamente…no ahora para que no digan que lo hago por campaña…finalizó el Presidente.

Es de anotar, que todo el encuentro se llevó a cabo en un contexto netamente secular, por lo que se manejó un lenguaje enfocado a ese tipo de público; alguien que en el artículo de la Revista Shock se denominó como el “Testigo Oculto” manifestó que Olaya dio muchas vueltas antes de formular su pregunta definitiva y que el reconocido cantante cristiano, líder de Pescao Vivo, se fue a su casa sin una respuesta concreta para lo que en realidad planteaba.

Algo para resaltar es que además del encuentro entre los músicos y el Presidente de Colombia, la revista dedicó dos páginas a todo color con cada uno de los invitados, hablando de sus planes a futuro y desarrollando un poco más a fondo la temática de la charla en el Palacio de Nariño. En estás líneas, algo de lo más impactante fue el destacado que la revista hizo hablando de las nominaciones al Premio Arpa, el triunfo en los Premios Shock y la participación en el Kilich Kay Festival en Cancún.

Del mismo modo, se muestra también, como Pescao Vivo quiere que lo identifiquen como una banda conformada por jóvenes cristianos que hacen muy buena música, un hecho que no es común en esta importante agrupación bogotana, que en varias ocasiones ha sido un poco criticada por sus declaraciones en medios masivos de la corriente comercial.

De este modo, Pescao Vivo finaliza un nuevo capítulo de la participación de músicos cristianos en la competida escena comercial colombiana, que cada día ofrece más y mejores alternativas de amplia proyección internacional.

Por: Germán Garavito Rodríguez