nav
Sábado 16 de Diciembre de 2017

Banda del Instituto Canzion gana concurso de grupos musicales cristianos hispanos

El grupo ganador participará en el City Fest, un festival internacional de música que se realizará en Houston en octubre.

  • Música Cristiana    
  • 10 jul 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una mezcla de rock alternativo, punk y heavy metal a todo volumen hizo vibrar la Segunda Iglesia Bautista, donde se celebró en junio la final de un concurso de bandas cristianas hispanas.

“Éste no es el estilo de música que a mí me gusta, pero tocaron muy bien”, dijo uno de los jueces a los integrantes de la banda del Instituto Canzión, frente a unas 300 personas el día de la final.

“Y recuerden que están tocando en nombre de Dios”, dijo otro de los jueces a los jóvenes vestidos de negro, peinados a lo rockero, muñequeras y jeans desgarrados.

Cuatro bandas fueron seleccionadas de un total de 12 que participaron en la Batalla de Bandas. El grupo ganador participará en el City Fest, un festival internacional de música que se realizará en Houston en octubre.

La banda Canzión tocó un estilo de música que para muchos podría desentonar con la vida religiosa: una mezcla de punk y heavy metal. Además, en sus letras rara vez se escucha el nombre de Dios o Jesucristo. Aún así, fueron los ganadores del concurso.

“Nuestro estilo está dirigido a jóvenes que ven la iglesia como algo aburrido”, dijo Julián Pizarro, bajista y líder de la banda ganadora.

“Para llevar el mensaje de Dios a esos jóvenes, tiene que ser con un lenguaje que no sea religioso”.

Su agresivo estilo musical no pareció ser el favorito de una parte del público cristiano, que quedó evidentemente sorprendido por la decisión de los jueces. Pero en el fallo pesó la manera en que la banda transmite el mensaje al público general, no sólo al cristiano.

“Los jueces también son cristianos, así que no les agarren coraje”, dijo al público una de las presentadoras de la ceremonia de la final.

La iluminación del escenario, las guitarras con distorsión, el volumen de la batería y los gritos y saltos de una audiencia, compuesta en su mayoría por jóvenes, creó el ambiente de cualquier concierto de rock y no de música religiosa.

Cada banda tocó un par de canciones y después recibieron la crítica de los jueces.

“A los cantantes les falta energía y presencia, […] a la hermana del coro le falta un poco más de ánimo, […] desafinaron un poquito”. Esos fueron algunos de los comentarios que hicieron los jueces a las otras bandas finalistas: Semper Fi, Intino y Llama de Fuego.

La Influencia secular

En los círculos cristianos cualquier estilo de música que no tenga un mensaje relacionado con Dios se llama música secular.

“Yo sólo escucho música cristiana”, dijo Álex Cisneros, vocalista y líder de Llama de Fuego, quien ni siquiera ha escuchado a Los Beatles. Tampoco a Coldplay, banda con la que lo compararon algunos músicos. “No necesitamos influencia de otros medios no relacionados con Dios”.

Para él, no vale la pena escuchar música secular, porque casi siempre tiene un mensaje negativo. Además, dentro de la música cristiana hay estilos de todo tipo: desde rancheras hasta hip-hop.

Pero quedó claro que las bandas finalistas tienen influencias seculares del rock, el pop, el heavy metal y el punk. Pero, ¿cómo reciben los cristianos esta influencia de la música secular?

“No todos los cristianos cortan la conexión con la música secular”, explicó Andre González, líder de Semper Fi y pastor de una iglesia. “Hay músicos excelentes no sólo a nivel cristiano. Yo sí escucho música secular, pero no es mi música cotidiana”.

Pizarro, del Instituto Canzión, puede ser un buen ejemplo de cómo los géneros seculares influencian al cristiano. Desde hace 15 años, cuando se hizo cristiano, ya no escucha música secular. Pero su oído y gustos musicales ya están influenciados por toda la música que oyó antes.

Para González, tal vez el termino secular no es el más indicado, pues “Dios es el creador de toda la música y de las palabras. Por eso, no es correcto decir que hay música que no es de Dios. Los mensajes que algunos músicos transmiten pueden ser negativos, pero la música siempre es de Dios”.

Diarios Rumbo