nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

La Noche que se humilló un pueblo

Fue una velada de bendiciones, unidad, oraciones, cánticos y lo mas importante de Humillación.

  • Música Cristiana    
  • 30 nov 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Coliseo Emilio E. Huyke del Pueblo de Humacao, Puerto Rico fue anfitriona de una de las actiIvidades más impactante de la década. El Evento con el titulo “Noche de Humillación” dejo alrededor de 3000 personas presentes con un regalo genuino saturado de bendición y de sus corazones brotaba un gozo muy especial, el pasado viernes 24 de noviembre de 2006.

Fue una velada de bendiciones, unidad, oraciones, cánticos y lo mas importante de Humillación, el primer ministerio participante lo fue la agrupación Horeb su interpretación hizo que el pueblo presente se levantara en adoración, el próximo, después de un Clamor por la Juventud de el Pueblo de Puerto Rico, fue el joven salmista Kevin Peña quien de un modo impresionante llevó al los que asistieron al la presencia del Altísimo en un esencia de pura adoración.

Otra inolvidable intervención de la noche fue la de “La Dama de la Canción Cristiana” Carmen Virginia Sanabria, directamente desde Nueva York, quien le a cantado al Señor por 51 años, entonó alabanzas del ayer los cuales trajeron aliento, alegría, motivación, y sobre todo Unción y luego lágrimas brotaran de los ojos de la mayoría de los asistentes, junta esta ultima la ministro Merali Castro quien durante su participación magnífica llevó al público presente a recordar, ministrando con cánticos del ayer de esperanza y de sanidad.

Luego la Agrupación Nueva Vida utilizados como vasos de bendición interpretaron temas que son favoritos de los allí presentes, y presentando el momento de mensaje, fue el Evangelista Odany Velásquez quien ministró con una Alabanza excepcional de levantamiento espiritual, “Elías”.

Al culminar este ultimo el Pastor José A. Pizarro de la Iglesia Rompiendo Barreras en el Barrio Pueblito del Rió, Las Piedras comenzó una predica de inspiración, unidad, de Poder, vigor, y llevando al Pueblo de Dios allí presente entender que en medio de cualquier crisis en nuestra vida o en el País no estamos solo y que tenemos la autoridad para vencer cualquier obstáculo. Estas palabras de motivación fue que hizo que temblara el Coliseo con gritos de Júbilo, lo cual sonaba como truenos que rebotaban en la famosa cancha.

En momentos finales oriento a las miles de personas el importante de humillarse: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Crónicas 7:14, de repente lleno de humildad y sobre todo entrega y humillación a nuestro Dios, se postraron todos los que asistieron, ministros, creyentes, y no creyentes cara en el piso. Algunos costado en el piso otros de rodillas pero todos se humillaron. El Sr. Milton Rivera director de recreación y deportes del Municipio dijo: “Nunca he visto algo así, tan impresiónate” y Sr. Enrique Bobé, Presidente de Praise Music Ministries Inc., uno de los organizadores expresó: “Un gran peso se me fue levantado de alma hoy”, luego el Pastor José A. Pizarro presentó al Pastor José Flores, del Estado de Florida, quien cerró con broche de oro cantando y continuó orando por los que se levantaba y se movían hacia en el altar.

En fin, fue una noche espectacular, que se destacó por el maravilloso mover de la presencia de Dios y donde cada uno de los presentes se llevaron el mejor obsequio de la noche; el toque del maestro.

Agencia Orbita