Daniel Calveti en Sam’s Club de Bayamón Puerto Rico

El pasado fin de semana, el salmista venezolano, radicado en Puerto Rico, Daniel Calveti fue invitado a firmar autógrafos de su libro “Vivir Expuesto” en la sede del Sam’s Club de la ciudad de Bayamón.

  • Música Cristiana    
  • 11 dic 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Gracias a un interesante convenio realizado por la Editorial Vida, el pasado fin de semana, el salmista venezolano, radicado en Puerto Rico, Daniel Calveti fue invitado a firmar autógrafos de su libro Vivir Expuesto en la sede del Sam’s Club de la ciudad de Bayamón, en la “Isla del Encanto”.

Es de anotar, que Sam’s Club es una filial de las prestigiosas tiendas norteamericanas Wal Mart; hecho que hace realmente interesante la participación de este cantautor del sello CanZion, considerado por la crítica especializada como de los más influyentes en la exposición de la palabra de Dios en Puerto Rico.

“La Gracia de Dios es lo único que me ha llevado a alcanzar lo que tengo”, dice Daniel quien reconoce que por Su gracia aún vive, ya que parte importante de su testimonio es el que Dios lo resucitó de la muerte a los seis meses de nacido, después de haber padecido una aguda meningitis.

En su libro Vivir Expuesto, Calveti revela lo que significa ser hijo de un pastor: “…La rebeldía de muchos de los que se encuentran en una situación tan particular como es la de ser hijo de un líder espiritual tiene su origen en una indefinición de su rol en la vida…”

Daniel Calveti nació en Caracas, Venezuela en 1977 y a la corta edad de cinco años comenzó a cantar y a predicar junto a sus padres.

Su historia ha estado ligada, desde siempre, al medio cristiano: A los 12 años de edad se radicó con su familia en Houston, Texas y a los 17 años se mudó a Puerto Rico donde culminó su Escuela Superior, para finalmente ingresar a la Universidad Sagrado Corazón donde fundó el Comité de Jóvenes Cristianos (CJC).

A Daniel Calveti se le reconoce su simpatía y humildad, virtudes que le han abierto puertas y han llevado a este adorador a interactuar con todo tipo de público. Daniel reconoce que sólo la gracia de Dios le ha permitido lograr su más grande anhelo: ministrar el corazón del Padre, llevando al pueblo a la presencia de Dios.

Editado por: Germán “Chote” Garavito