Gerardo Mejias pionero del rap latino se presentará en Iglesia evangélica de Chile

El domingo 10 de diciembre, Gerardo tendrá la única presentación en un templo cristiano en Chile, lo hará en la Iglesia Evangélica Autónoma Pentecostal de Peñalolen del obispo Hermes Canales, ubicada en Av. Grecia 6395.

  • Música Cristiana    
  • 8 dic 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El éxito genera dinero, fama y oportunidades para dar rienda suelta a la vida loca, pero esa vorágine puede destruir al individuo y lo descubrió a tiempo Gerardo, precursor del rap en español, que hoy le dedica a Dios su nuevo álbum “180 Grados”.

Conocido por canciones tan famosas como “Rico Suave” y “Ven, Michu Michu”, el rapero ecuatoriano estará los días 8, 9 y 10 de diciembre en Chile, en el marco de una fiesta Kitsch.

El domingo 10 de diciembre, Gerardo tendrá la única presentación en un templo cristiano en Chile, lo hará en la Iglesia Evangélica Autónoma Pentecostal de Peñalolen del obispo Hermes Canales, ubicada en Av. Grecia 6395, Santiago a partir de las 18:00 hrs. La entrada es liberada.

Durante su presentación mostrará canciones de su producción “180°” y quizás adelante algo de la producción que pronto lanzara al mercado titulada “La Iglesia de La Calle”.

Gerardo refleja su cambio en el álbum “180 grados”

“Este disco representa mi regreso al mundo, es un giro de 180 grados en mi vida porque probé de todo, riqueza y mujeres, y caí, pero alcancé a ver que sólo importan el verdadero amor, las cosas simples, la fe, la verdad”, dijo a Excélsior el artista.

Alto, de piel clara, atlético y bien parecido, el ecuatoriano Gerardo Mejía debutó en 1991 con el álbum “Mo Ritmo” y saboreó pronto los aplausos y la fama. Las chicas lo aclamaban cuando, con sensuales movimientos, se quitaba la camisa en el foro y rapeaba sugestivos temas como “Rico suave”.

Con otro álbum en español y tres en inglés, siguió triunfando y actuó en once películas, además de incursionar en la industria disquera, donde firmó al cantante español Enrique Iglesias para el mercado anglosajón.

En 1994 conoció a Kathy, con quien se casó, y son padres de tres hijos.

“Me enamoré de élla, pero me sobraba el dinero, las chicas abundaban y no me detuve”, dijo, agregando que descuidó a su familia.

“Quería ganar dinero, ser más famoso y acostarme con todas las chicas, pero ahora quiero llegar al corazón de la gente que lo necesita y gozar a mi familia, que mis hijos sepan que su padre ha cambiado y ya no se saca la camisa en el escenario”, dijo.

“En este medio es fácil resbalarse, yo resbalé muchas veces y cuando estaba perdiéndome supe que debía cambiar y arreglar las cosas con mi esposa. Tenía miedo de confesarme, lo hice y gracias a Dios no tuve más hijos con las otras mujeres”, añadió.

Con esa reflexión, escribió temas en los que comparte sus inquietudes y proclama que el amor verdadero está en la familia y en Dios. “Todos me llegan al corazón y la mayoría tienen que ver con mi vida”.

El artista agradeció a Dios el haber vuelto con su esposa y sus hijos: Bianca, de 11 años, Nadia de 8 y Gerardo de 3, con quienes vive en su hogar de Chino Hills, California.

“Gerardo”, título del álbum de Univision Records, incluye los temas “Sueña” en tres versiones, “O el cielo o el infierno”, “Sólo tengo amor”, “Devuélveme los años”, “Mujer”, “Por la verdad”, “Sonríe”, “Yo soy aquel” (de Manuel Alejandro) y “Everything is different”.

Por Patricio Cuevas
Notas: ocvive.com