nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Impacto de Gerry Márquez en Colombia

El salmista mexicano perteneciente a Grupo CanZion acaba de culminar su gira promocional por la ciudad de Bogotá, dejando un gran impacto entre el público asistente a su diversas actividades.

  • Música Cristiana    
  • 29 ene 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Además de las visitas a los diferentes medios de comunicación de la ciudad, este nuevo abanderado de la música congregacional, participó en la segunda versión del Congreso Iglesias Unidas en Adoración, el cual nació en el corazón de Jonathan Arias, uno de los alumnos colombianos que se encuentran estudiando en el Instituto CanZion Argentina.
El evento, fue organizado por la Iglesia Centro de Vida y Adoración, con la contribución del grupo de estudiantes colombianos que se encuentran en el Instituto CanZion Argentina.

A través de las diferentes charlas, se trataron temas específicos de la vida del adorador, tales como: La sanidad de sus emociones, sus hábitos, tentaciones y compromisos.
Durante el primer día se contó con la asistencia de más de 500 personas; la parte de la alabanza, estuvo a cargo de la banda de los músicos colombianos, alumnos y exalumnos del prestigioso centro educativo con sede en Buenos Aires, mientras que el mensaje y la ministración central, estuvo a cargo de Gerry Márquez.
El segundo día Martha Álvarez, Sicóloga y pianista y recién graduada en Argentina, ministró una impactante conferencia acerca de la sanidad de las emociones en la vida del adorador y la importancia de atacar de raíz los pecados que puedan existir en sus vidas.


Finalmente, además de otros Pastores invitados, se contó con el interesante cierre musical por parte de Gerry Márquez, quien con su particular estilo confrontó y motivó a los asistentes a fortalecerse interiormente para dar lo mejor de sus dones y talentos para Dios.
Es de anotar, que Gerry Márquez a pesar de ser una de las nuevas caras de la alabanza y adoración en América latina, es uno de los nombres con mayor proyección a futuro, por su sencillez, su madurez y su pasión y compromiso por servir. Un digno ejemplo para la iglesia contemporánea.
Por: Germán Garavito