nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Tragedia en Mendoza: Muere ministro musical Cristian Romera, chocó de frente con un camión

Las llamaradas muestran la magnitud del accidente. El combustible derramado del tanque del camión cisterna, desató un desastre en la ruta 40. Los bomberos tuvieron que trabajar por un par de horas para controlar totalmente el siniestro. Tambíen murieron 2 de sus músicos.

  • Música Cristiana    
  • 24 ene 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Era un acto de fe, pero también la pasión por la música. Por eso adonde iban esos cuatro jóvenes sanjuaninos llevaban sus canciones religiosas. Los esperaban en La Pampa, tenían que actuar en un congreso de la Iglesia Evangélica Bautista. Y hacia allí viajaban ayer muy temprano en un auto cuando tomaron por la ruta 40 a Mendoza. Catorce kilómetros les faltaban para llegar a la capital de esa provincia y lo inesperado ocurrió en una curva.

El auto se estrelló de frente contra un camión tanque de combustible y entonces sobrevino el desastre. El choque y después llamas convirtieron todo en tragedia. Sólo uno de esos músicos pudo escapar de la muerte, es un adolescente de 16 años. Los otros tres sanjuaninos perdieron la vida aprisionados y quemados entre las chapas retorcidas.

El fuego fue dantesco y las víctimas fatales quedaron irreconocibles. Los restos de sus documentos de identidad dieron las primeras pistas de que se trataban de jóvenes sanjuaninos. Luego los reconocimientos en la morgue confirmaron que los fallecidos eran Cristian Romero Plana, de 25 años y conductor de ese Ford Escort; Victor Hugo Aracena, de 27; y Raúl Cabezas Terrachano, de 24.

El sobreviviente fue Maxiliano Walter Aracena, de 16 años, hermano menor de Víctor Hugo.

Ambos son del barrio Costanera, Chimbas. Romero Plana vivía en calle Tucumán, en San Juan Capital. Y Cabezas Terrachano residía en calle Quiroga, Rawson, confirmaron fuentes policiales de Mendoza.

Todos ellos eran miembros de la Iglesia Evangélica Bautista y estaban unidos por la música. Tenían una banda que tocaba pop melódico con letras cristianas. Uno era el vocalista, el otro tecladista y los otros percusionistas. Fuera de su religión, también se dedicaban profesionalmente a la música con otras bandas, incluso habían conformado una productora llamada “Paracleto” y un estudio de grabación, contaron sus amigos.

El grupo había sido invitado para la apertura de un encuentro evangélico en la ciudad de 25 de Mayo, La Pampa. Eran más los que tenían que viajar, pero al final solo pudieron cuatro. Por segunda vez iban a participar del evento, ahora como el número estelar.

Estaba todo acordado. El programa era llegar y tocar la misma noche del lunes y emprendían la vuelta a San Juan por los compromisos laborales. Romera Plana puso su coche Ford Escort y ayer como a las 4 de la mañana partieron.

A las 6:30 ya estaban en proximidades de la capital mendocina, les quedaban 14 kilómetos para llegar a esa ciudad. Ahí se produjo el accidente, a la altura del kilómetro 3.313 de la ruta 40 y cerca del cruce con la calle Paso Hondo, en la zona de El Borbollón, precisaron fuentes policiales.

Todo ocurrió en una curva pronunciada, en ese punto se toparon de frente con el camión tanque Scania conducido por el sanjuanino Daniel González (32), que traía más de 33 mil litros de combustible para la firma Barceló.

Una versión indica que supuestamente el Ford Escort se cruzó de carril y embistió al camión de frente en plena curva. Las huellas del impacto reforzarían esa hipótesis. Aunque hay otros relatos que señalan que el camión se habría abierto demasiado y el tanque chocó al auto de los jóvenes.

Lo cierto es que el coche se incrustó en la parte baja del camión y juntos dieron una especie de trompo. El camión quedó volcado. Tras el estruendo del choque siguió la explosión del combustible y las llamas envolvieron por completo al Ford Escort.

En todo ese desastre, milagrosamente Maximiliano Aracena salió despedido y fue auxiliado por un vecino. Una chica que estaba esperando un colectivo alcanzó a tirarse a una zanja, relataron testigos.

La pérdida de combustible desató un impresionante incendio que se extendió casi 200 metros. Nada se pudo hacer por Víctor Aracena, Romero Plana y Cabezas Terrachano, quienes terminaron atrapados.

Los bomberos tuvieron que luchar con el fuego por un largo rato y después con chapas retorcidas para recién poder rescatas los cadávares alrededor de las 10.

Todos ellos habían encontrado una muerte atroz.

El chofer del camión salió ileso. Maxiliano Aracena también se salvó, pero estaba grave. Los médicos del hospital mayor de Mendoza indicaron que tenía diversas heridas y estaba “hemodinámicamente controlado”, aunque había que esperar su recuperación. Sus familiares ya estaban con él, aunque dolidos por la muerte de su hermano. La misma situación atravesaban los familiares de Romera Plana y Cabezas Terrachano, que trámitaban el traslado de los cuerpos a San Juan.

Diario de Cuyo