nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Hip hop evangélico en exportación

Más que llevar gente a las iglesias evangélicas, el dúo pretende integrar valores olvidados en los jóvenes de hoy.

  • Música Cristiana    
  • 22 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Kriss y DesFace, de Fefighter, le rapean a Dios desde el púlpito evangélico y aunque prefieren etiquetarse como cristianos, hoy predican fuera de sus fronteras. En México también se escuchan sus rimas que intentan recuperar valores en la juventud a través de su mismo lenguaje.

En una esquina de cualquier población un caballero gordito y con un terno gris que parece prestado le grita a la cuadra “Arrepiéntete!”. Lleva una biblia en una mano y un megáfono en la otra.

El jefe de hogar dominguero le sube el volumen al partido en la radio y los cabros de la plaza destapan una cerveza más sin ánimo ni de pararse a buscar vasos a la casa. En el frontis de la plaza Cristopher Figueroa, El Kriss (23) rapea junto al DJ DesFace, ungido en la iglesia como Gabriel Carmona (22). Una tarde de domingo, cuando no hay nada que hacer, adivine quién congrega más gente.

“Tratamos de estar al medio y no irnos al mensaje típico que se entrega en las calles: “Dios te ama, Dios te ama”, explica Figueroa. Tampoco queremos irnos al otro extremo de no tener un discurso en torno a ese tema. Queremos llegar a más gente, entregarle cosas, como dice una canción nuestra llamada “La voz de los mártires”.

Un tema que no es tan común, es de la gente que muere predicando en Asia, en África y que ha sido mutilada por andar trayendo una biblia en las manos”, explica El Kriss.

Un apostolado que junto a su dupla se toman en serio, junto a eso de “id por el mundo y predicad el evangelio” que dice en algún lugar del Nuevo Testamento.

Más que llevar gente a las iglesias evangélicas, el dúo pretende integrar valores olvidados en los jóvenes de hoy. Un discurso que huele a quijotada en medio del retail de la moral. “¿Qué valores?, valores más positivos como poder llegar al matrimonio vírgenes, cuidar el cuerpo que es el templo de Dios, cosas como perdidas que sería bueno rescatar. Llegar y decirles que ese vacío que tienen y llenan con drogas, Dios lo puede llenar a través del Espíritu Santo”, explican.

Rap protestante

Las primeras influencias tienen los mismos elementos del rap tradicional noventero como Beastie Boys, Hammer o Kriss y el resto de las bandas que en 1995 El Kriss escuchaba en casete. También las bases fundamentales como Public Enemy sumado a recalcitrantes profecías apocalípticas y un discurso conservador, pero abierto.

Suelen encontrarse con otros jóvenes en las tocatas de hip hop más tradicionales dedicadas a la música menos sacra. Lugares donde corre la marihuana y el copete, pero se debaten con el mic de igual a igual que otras bandas con las que cultivan una relación de hermanos. Le recalcan a su audiencia que la idea no es ensuciar el templo de Dios con drogas, alcohol o sustancias dañinas.

“Cuando nos presentan y dicen “Aquí viene el grupo Fefighter”, todos se quedan pensando qué hacen estos locos acá. Y ahí empezamos a cantar y cachan que nuestro mensaje es distinto y lo valoran porque vamos de frente contra el discurso contrario y mostramos el otro lado de la vida la otra cara”, dice el MC.

Al principio el rechazo provenía desde dentro de su propia congregación cristiana. No eran bien vistos estos hermanos con los jeans anchos y los pañuelos en la cabeza. “Varios nos hacían la cruz y nos decían “¿cómo pueden andar con esa ropa dentro de la iglesia?”. Eso era como el año 89, pero ahora la mente del cristiano es más abierta y aceptan este tipo de cosas porque podemos llegar a lugares donde ellos no pueden llegar con corbata y terno”, reflexionan.

Cristopher se refiere a las tocatas que los más jóvenes de la iglesia organizaron en plazas y poblaciones amplificando la música e integrando instrumentos eléctricos y tornamesas. Enumeran los sitios donde los evangélicos tienen convocatoria como la cárcel, barrios conflictivos y escuelas abandonadas por la vocación académica.

A todo esto se sumó la colaboración de otros ilustres de la escena como los Legua York y la Mística Vásquez, hoy pastora evangélica y ex cantante de las Mamma Soul.

La pura fe

De la pobla al Hard Rock Live de México. Algo de intervención divina acusan en la internacionalización de su carrera, pero algo de libre albedrío hay.

El 2006 Un demo colgado en internet fue escuchado por la gente del sello mexicano Biosfera que editó el primer disco del grupo que lleva por título “Técnicas de combate”. A la publicación siguió una gira por el DF en escenarios como el Hard Rock y la Expo Cristiana en el Word Trade Center junto a la fauna dorada de la música cristiana. “Cuando nos bajamos de ese escenario hubo gente que nos contaba cómo se le habían parado los pelos con la letras sobre un mundo que se nos viene abajo”

Creen que se trata del verdadero hip hop protestante, en el real sentido de la palabra. Uno que no tiene barreras políticas ni de credo. “Para eso trabajamos con el Lulo Arias de los Legua York, tenemos un enlace de amistad, con el hicimos hip hop político y aunque el comunismo y el cristanismo son polos opuestos, con el se formo una amistad de seres consecuentes con un mensaje”, cuenta. “Comunistas y cristianos evangélicos protestantes, sin muros”.

La Nación