nav
Viernes 20 de Octubre de 2017

Julissa, al ritmo de la música latina

Acompañada por su inseparable esposo, manager y productor Mike Rivera, Julissa comparte con nosotros el ritmo de la vida dentro de su ministerio.

  • Música Cristiana    
  • 26 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Desde el principio de su existencia, Dios planto la semilla en su corazón a través de las historias que su padre contaba acerca de la creación, cada día fue enamorándose mas y mas de Dios hasta que su abuela la llevo por primera vez a una iglesia, fue en ese lugar, donde Julissa Arce descubrió el propósito que había para su vida.

Con 8 producciones discográficas, participaciones especiales en varios proyectos y un libro donde retrata sus vivencias, además de ser la conductora de un programa de televisión de habla inglesa, Julissa se abre paso vertiginosamente llevando a cabo ese llamado que recibió de parte de Dios a tan corta edad.

Acompañada por su inseparable esposo, manager y productor Mike Rivera, Julissa comparte con nosotros el ritmo de la vida dentro de su ministerio.

Julissa, ¿Qué te da por escribir un libro?

Desde hace años es algo que venía platicando con mi esposo, desde jovencita siempre me dio el escribir un libro, sólo que no sabía cuando se iba a venir la oportunidad, obviamente uno delega el sueño pero a veces te cuestionas: ¿yo escribir? Y no sé si soy capaz de hacerlo pero Dios no necesita que seamos expertos, sino que necesita corazones dispuestos y que inclinemos nuestro oído al Espíritu Santo y Él nos inspirará.

Así fue conmigo hace dos años atrás Caribe-Betania se acercó a nosotros y nos presentó la idea de poder trabajar juntos y me encantó, soy seguidora de la distribuidora, de sus libros y lo vi como una oportunidad, como una puerta de parte del Señor y la respuesta a una oración y la oportunidad de poder escribir. Le pedí a Mike que me ayudara, él es el de las ideas y él me dijo: habla de tu vida, de cómo el Señor ha ido preparándote; y qué mejor manera de exponer el corazón de uno, si no contando la vida y el testimonio de uno. Duré seis meses escribiendo, lo hice, y le puse el nombre “El ritmo del a vida”.

Nació primero el libro y la idea del libro, cuando hablamos con la casa editorial, se pretendió que fuera de inspiración a la juventud reconociendo que nuestra música alcanza a la juventud, pues ellos quisieron enfocarlo a la juventud y pensando en ellos fue que hicimos el disco, que tiene muchas influencias musicales como rock, música árabe, influencias latinas. Para mí es el disco más completo, se ha convertido en mi favorito.

¿Es difícil el decir: “voy a compartir esto”, retratar las experiencias vividas?, porque a veces no son cosas fáciles…

Yo pienso que no hay mejor testimonio que el testimonio de uno, cuando uno está tratando de dar un mensaje. Por ejemplo en mi libro abro mi corazón literalmente y hablo de todas las etapas desde que nazco hasta donde estoy hoy. Hablo de la etapa de mi juventud y lo que pasé y abrí mi corazón, dije algunas cosas personales en cuanto a relaciones de noviazgo y lo hice para que las chicas o los chicos entendieran que yo también fui joven y que también pasé por lo que muchos están pasando y que sí se pueden vencer obstáculos siempre y cuando aprendas a servir al Señor y a honrarlo en cada etapa de tu vida y de eso se trata el libro. Cuando yo me paro en el escenario a demás de vivir lo que estoy cantando, me gusta compartir lo que está en mi corazón, me gusta ser yo, y yo creo que la gente aprecia la transparencia de uno y es como uno puede llegar más a ellos, siendo transparentes, compartiendo un poco de tu vida, ya que ellos se identificarán contigo y serán ministrados, se abrirán a lo que tú estás diciendo y a lo que Dios quiere hacer con ellos.

Algún testimonio que hayas recibido de alguien que leyó tu libro y que no lo esperabas

He recibido e-mails, y he ido a conciertos donde se acercan las muchachas a decirme: mira leí tu libro y fue de bendición a mi vida porque estoy pasando por algo tan similar a lo que tú contaste en tu libro y me ministró muchísimo y pude superar ese momento difícil en mi vida y cosas así son las que uno dice: Gracias Señor porque no fue en vano el hecho de contar la historia, tenías un plan y un propósito cuando me inspirabas a escribirlo.

¿Cómo se lleva a ministerio con un matrimonio?

Yo creo que es una bendición. Muchas amigas, incluso dicen: “y no te cansas de estar con tu esposo todo el día”, y yo les digo que no porque para mí ha sido una bendición, siento que se ha fortalecido muchísimo nuestro matrimonio el hecho de que estemos juntos, y no estamos juntos todo el tiempo, pero nos damos nuestro espacio, porque es saludable también. Pero de que estemos juntos para mí es una bendición. Cuando él se va de viaje porque le toca trabajar por presentaciones musicales o que va a grabar un concierto en vivo y no lo tengo a mi lado, me hace mucha falta porque es una bendición tenerlo a mi lado.

¿Cómo se hace para que los problemas del ministerio no trasciendan a la casa y viceversa?

Nos ha tocado aprender y no decir que no pasa, porque a veces pasan cosas en la casa y uno está de mal humor, nos toca irnos de viaje y yo me siento así, o pasó algo en la casa y de repente necesitamos ministrarnos; son cosas que pasan pero ahí es donde uno tiene que sujetar las emociones y las frustraciones al Espíritu Santo y alinearlos con la Palabra para ser sabio y entendido. Si estoy enojada porque algo pasó en la casa, mira mi amor, si dije algo que te ofendió, perdóname; y estamos muy claros en eso, desde el día que empezamos nuestro noviazgo lo primero que Mike dijo fue que para tener éxito, lo primero que debemos tener en mente y lo más importante es la comunicación. Cuando se ha hecho muy presente en la vida de alguien que la comunicación es algo importante, ya uno sobrelleva esas frustraciones porque puedes hablar y decir perdóname, la comunicación creo que es un factor importantísimo para ser una persona y un cristiano maduro. Y hay que tratar de vencer cualquier obstáculo y frustración porque luego uno lo transmite y eso es peor.

¿Qué piensan sus hijos de que ustedes casi no están?

El más grande tiene 8 años. No voy a decir que es fácil para ellos porque como niños ellos necesitan la atención de sus padres, pero como ellos nacieron en esto, desde mi “barriga” ellos estaban cantando conmigo, se han criado en esto y ellos entienden y tratamos de explicarles que lo que hacen mamá y papá hacen algo que no todas las personas tienen el privilegio de hacer, el poder viajar, poder llevar el mensaje del Evangelio y traer las almas a los pies de Cristo, y ellos lo entienden. Lo importante es que entendemos que nuestra familia antes que cualquier cosa es lo primordial, tratamos de estar fuera de casa muy poco tiempo, tres o cuatro días máximo y cuando estamos en casa toda la atención es sobre ellos. Y yo creo que el hecho de que les hagamos entender a ellos que lo que hacen mamá y papá no es una carga sino es especial y así lo ven ellos. Mi papá viajaba muchísimo cuando yo era pequeña, pero como él lo hacía algo tan especial, era especial para nosotros, nunca nos enojamos con él y yo tomé eso; nuestra oración es que como levitas y ministros del Señor dejemos un legado y que nuestros hijos algún día corran con el llamado y puedan hacer aun más de lo que nosotros estamos haciendo.

¿Cómo es un día normal en la vida de la familia Rivera cuando no hay trabajo?

A veces todo el día en pijamas… nos levantamos, desayunamos todos juntos, luego nos alistamos, salimos o nos quedamos a jugar en casa, vamos a la piscina, a ellos les encanta salir.

Ahorita la familia está pasando por tiempos difíciles, ¿qué consejo pudieran darle a los matrimonios y a las parejas jóvenes?

El matrimonio es un compromiso, problemas todos vamos a tener, pero hay que aprender a vencer los obstáculos y si se encuentran en una situación difícil donde ya están a punto de colgar la toalla, el diablo vino a matar, robar y destruir y es lo que está tratando de hacer en las familias, pero este es el primer ministerio que debemos tomar en cuenta, luchar hasta lo máximo, no te des por vencido, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece y con cada prueba, dice la Palabra, hay una salida y si buscamos el consejo de Dios y de líderes espirituales. Sí se puede luchar por lo que es verdadero.

Actualmente hay un fenómeno en el cual los ministros se ven envueltos en que detrás hay un respaldo de mercadotecnia y de publicidad y de empresarios y hay una infraestructura que a lo mejor hace que el ministro vaya a estadios, y hay comentarios de que el ministro está perdiendo suelo, ya no es tanto por ministerio, sino por cuánto cobran, ¿es así, les ha afectado a ustedes, algún empresario secular les ha ofrecido eventos multitudinarios?

Julissa: creo que somos llamados a predicar el evangelio a toda criatura y a veces como cristianos nos molestamos un poco y decimos: “no, porque esto es para la iglesia”, pero Jesús no vino a sanar a los que estaban sanados, si no a los que estaban enfermos y si uno es sabio y entendido, cuando se abren las puertas, si Dios manda a alguien hay que aprovecharlo. Si lo haces siendo entendido y no desviándote de tus principios y de quién eres en el Señor puedes ser un buen cristiano y tener éxito aun dentro del mundo secular, no estamos hablando de que estás casando una cosa con la otra, estás alcanzando a un mundo con tu música, con el mensaje de fe, de esperanza, de salvación y es lo que necesitan escuchar muchos. Basura en la calle hay bastante, los oídos de la gente tienen comezón por escuchar algo diferente, por escuchar un mensaje positivo, que traiga aliento a sus corazones, que les dé esperanza y yo creo que ahí nosotros como iglesia y los que cantamos, los ministros y adoradores, tenemos que entrar y asumir nuestro rol de cristianos, Dios no nos llamó para estar en la iglesia y traer la gloria en la iglesia, sino es que Dios me ha llamado a ministrar y alcanzar al que está perdido. No es que te desenfoque de eso, coronas tienes en el cielo porque estás alcanzando vidas para el Señor y de eso se trata el cristianismo y el evangelio.

Han pedido mucho tu música, se ha vendido muy bien el disco, ¿qué sigue en el ministerio de Julissa en un ministerio tan completo que llega a tanta gente?
Hay varias cosas surgiendo en nuestra vida en este momento en nuestra vida, siempre incluyo a mi esposo porque es parte de, es el cerebro de todo lo que pasa en el ministerio. Estoy estrenando una etapa de conductora en un programa de Estados Unidos a través de Gospel Music Channel (“Espíritu Latino”), que se ve en más de 40 millones de hogares en Estados Unidos. El programa lo dirijo en inglés pero la música y conciertos que se presentan es todo en español y me encanta porque siempre le comparto a la gente que es una oportunidad para compartir nuestra música, nuestra cultura, nuestra pasión por el Señor, con el mundo; y ellos conocen otra faceta de los latinos y que puedan ver que hay un pueblo que ama a Dios. Llevo dos años trabajando con el canal y es algo que jamás pensé que estaría haciendo y estamos trabajando para ver si lo hacemos en español y a ver si logramos transmitirlo por un canal latino que pueda llegar a los países latinos, y sigo ministrando, cantando, sigo grabando. Nos acaban de traducir el libro “El ritmo de la vida” en portugués, Dios está abriendo puertas en Brasil y estaré grabando las canciones de “El ritmo de la vida” en portugués y estoy gozosa de poder. Habrá otros libros, estamos pensando en un proyecto para mujeres y con el proyecto musical sacaremos alguna literatura para la mujer, estamos pensando cómo hacerlo si como diario o devocional. Como mujer, como madre y esposa hay bastante qué compartir con la mujer cristiana latina. Estamos también trabajando en un disco que sacaremos en español y en inglés simultáneamente. Son muchos proyectos que están por delante.

¿Algo que quieran agregar?

Sigan adelante, Dios no necesita que seamos perfectos, Dios lo que quiere es un corazón dispuesto, mi mensaje hacia la juventud siempre ha sido: busca primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura, todos esos sueños, anhelos y todo lo que has querido ser, Dios te lo dará siempre y cuando primero tú vivas para Él. Ese es el secreto de mi éxito y lo comparto porque lo he trabajado y si me ha funcionado, le funcionará a cualquiera que lo practique