nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Museo de la Florida presenta una exhibición sobre la Biblia

Se presentan artículos raros y preciados, entre ellos trocitos de los Rollos del Mar Muerto, un fragmento del Evangelio de San Juan que data del año 250, una Biblia de Guttemberg de 1455 y una primera edición de 1611 de la Biblia del Rey James (o del rey Santiago).

  • Sociedad    
  • 24 ene 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La evolución de la Biblia desde el antiguo hebreo hasta los idiomas modernos y desde las tablas de arcilla hasta los libros impresos constituye una rica lección en la historia de las civilizaciones, los orígenes de la palabra escrita y la revolución de la imprenta.

La historia de cómo la Biblia fue escrita y difundida a lo largo de los siglos se resume en una nueva exhibición en el Museo Internacional de la Florida que presenta artículos raros y preciados, entre ellos trocitos de los Rollos del Mar Muerto, un fragmento del Evangelio de San Juan que data del año 250, una Biblia de Guttemberg de 1455 y una primera edición de 1611 de la Biblia del Rey James (o del rey Santiago).

El fundador y principal curador de la muestra, William Noah, no es un erudito bíblico sino un médico pulmonar que vive cerca de Nashville, Tenesí. Dijo que su interés personal en la historia de los textos sagrados lo impulsó a estudiarlos y a compaginar una colección que abrió en Tenesí hace un año titulada “Tinta y sangre: de los Rollos del Mar Muerto a la Biblia inglesa”.

“He viajado por el mundo estudiando este tema durante año”, dijo Noah. “Uno se topa con enfoques extremos (sobre la Biblia) de diferentes grupos, y cuando empecé a investigar, hallé que el enfoque académico ofrecía una historia increíble”.

Noah dijo que el enfoque de su propia exhibición es más histórico que religioso, y que traza la evolución de la Biblia desde las primeras representaciones pictográficas en tablas de arcilla hasta los Rollos del Mar Muerto _las copias más antiguas de la mayoría de los libros del Antiguo Testamento, escritas en pieles de animales_, hasta las traducciones al latín, alemán, francés e inglés.
Las muestras incluyen una réplica de una imprenta de Johannes Gutemberg, que llevó la Biblia a las masas en el siglo XV.

La de St. Petersburg es una nueva etapa de la muestra, que se exhibió por primera vez en centros cívicos de Knoxville, Tenesí, y luego de Lexington, Kentucky, durante el 2005, en los que atrajo unos 100.000 visitantes. La presentación de St. Petersburg por cuatro meses será la primera en un museo y en un centro de población importante.

“Quise empezar en una comunidad más pequeña debido a la naturaleza controversial de todo lo que sea bíblico, para ver cómo era recibida”, explicó Noah. “Realmente quedé impresionado”.

Dijo que el público incluyó académicos, líderes religiosos, fieles y curiosos. La muestra incluso se prolongó en Knoxville debido a la demanda.

Mientras estuvo en Lexington, la exhibición atrajo visitantes de todo el estado de Kentucky, dijo Niki Heichelbech, vocera de la oficina de convenciones y visitantes de la municipalidad.

“Sea cual fuere el interés de la gente por verla, se lleva un sentimiento totalmente distinto”, afirmó. “Decididamente les abre los ojos de manera que no lo hubiesen creído. Por cierto ejerce un efecto sobre la gente”.

James Strange, profesor de estudios religiosos en la Universidad del Sur de la Florida y experto en arqueología bíblica, dijo que en otros sitios hay ejemplos de muchos de los objetos más antiguos de la muestra, incluyendo una extensa exhibición de los Rollos del Mar Muerto en un museo de Israel. Pero no es frecuente que el público general tenga acceso a tal variedad.

“La persona promedio nunca ha visto la versión original de la Biblia del Rey James, y ni qué hablar de los Rollos del Mar Muerto”, observó.

Kathy Oathout, directora ejecutiva del Museo Internacional de la Florida, dijo que “Tinta y sangre” calza en la misión del museo de diez años, que presentó una exhibición sobre la princesa Diana el año pasado y otra del Titanic en 1997.

La muestra es promovida por medio de comunicaciones a las iglesias y escuelas de la zona.

Oathout desestimó las críticas de algunos para quienes la exhibición se inclina demasiado hacia lo evangélico. Dijo en cambio que cada visitante se lleva algo diferente.

“Ya sea que uno crea que la Biblia proviene o no de una inspiración”, afirmó Noah, “no se puede ignorar que es el grupo de textos más significativo en la cultura occidental.

El Nuevo Herald