nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Crece la oleada de protestas en el mundo musulmán contra las caricaturas de Mahoma

La crisis desatada a raíz de la publicación de unas caricaturas de Mahoma en la prensa europea sube de intensidad a medida que pasan las horas.

  • Sociedad    
  • 6 feb 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La crisis desatada a raíz de la publicación de unas caricaturas de Mahoma en la prensa europea sube de intensidad a medida que pasan las horas. En países musulmanes como Siria, Palestina y Yemen se recrudecen las protestas y el boicot contra intereses comunitarios. Altos representantes de la UE condenan sus amenazas y defienden la libertad de expresión.

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, ha calificado de “imprudente” la publicación de las viñetas, aunque ha subrayado que no justifica el recurso a la violencia y al boicot contra los ciudadanos de la UE.

En una declaración hecha pública después de que el Ejecutivo comunitario haya tenido que clausurar su sede en Gaza por las manifestaciones de palestinos, Frattini subrayó que hechos como la publicación de las viñetas “no facilitan el diálogo entre religiones y culturas y crean barreras al proceso de integración en el que todos los Estados de la UE están comprometidos”.

Sin embargo, quiso “dejar claro que la violencia, la intimidación y los llamamientos al boicot o a limitaciones en la libertad de prensa son completamente inaceptables”.

La portavoz de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, Emma Edwin, también ha rechazado las amenazas contra los europeos: “Continuamos considerando la libertad de expresión como un valor fundamental europeo, pero otro valor fundamental es el respeto por otros países. Nos oponemos a la xenofobia en todas sus formas”.

Asimismo, recalcó que “los que usan la libertad de expresión hablan en su nombre, no están controlados por sus gobiernos y sus puntos de vista no reflejan el punto de vista de sus naciones”.

También el secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha opinado sobre la polémica. Ha asegurado que “la libertad de prensa no es una excusa para insultar a las religiones y que se debe ejercitar siempre de una manera que respete completamente las creencias religiosas”.

OLEADA DE PROTESTAS
La publicación de las caricaturas de Mahoma en medios europeos ha provocado oleadas de protestas en varios países musulmanes. En Libia, alrededor de 1.500 manifestantes han atacado con piedras el consulado de Dinamarca en Trípoli, la capital. Los participantes en la marcha lanzaron botellas vacías contra la legación diplomática y quemaron banderas danesas y noruegas.

En Yemen, centenares de comerciantes quemaron productos daneses en las calles de Sana, la capital. Y en Gaza, grupos armados palestinos han amenazado con “convertir en blanco” y secuestrar a los ciudadanos franceses, noruegos y daneses en Gaza y Cisjordania.

Horas después se ha producido un secuestro de un ciudadano alemán por miembros de las Brigadas de los Mártires de Al Aksa, que ha sido liberado en poco tiempo más tarde por agentes de la policía palestina.

LA HISTORIA DEL PROBLEMA
La polémica se originó el 30 de septiembre del pasado año, cuando el ‘Jyllands Postem’ publicó una serie de caricaturas de Mahoma, en reivindicación de la libertad de expresión, después de que el autor de un libro sobre el profeta denunciase que no encontraba a nadie que quisiese ilustrarlo. La comunidad musulmana en Europa y la diplomacia de algunos países musulmanes protestaron por lo que consideraron una ofensa al islam.

En enero, otro periódico noruego, el ‘Magazinet’, una publicación de ideología cercana al fundamentalismo cristiano, reprodujo también los dibujos en solidaridad con el ‘Jyllands Postem’. Una de las caricaturas publicada representa al profeta Mahoma con una bomba como turbante. En otra, viene acompañada de dos mujeres tapadas con un ‘burka’ negro.

Tras las nuevas críticas, otros diarios europeos como ‘France-Soir’, se han lanzado a publicar las viñetas en defensa de la libertad de expresión.

Las consecuencias no han podido ser peores. El propietario del diario France-Soir, el franco-egipcio Raymond Lakah, ha despedido al director de ese periódico, Jacques Lefranc, por publicar las caricaturas en una edición en cuya portada se leía: “Sí, tenemos derecho a caricaturizar a Dios”.

También ha sido despedido por este motivo el editor del semanario jordano ‘Shihan’. La compañía, Impresores Arabes, dueña de la publicación jordana emitió un comunicado en el que asegura que había decidido “despedir a su editor, Yihad Momani, después de haber publicado las viñetas blasfemas”. La empresa agregó que también había decidido retirar los ejemplares del mercado y prometió “castigar a todos aquellos que estuvieran envueltos en esta acción irresponsable y vergonzosa”.

A estas medidas se suma el llamamiento a la comunidad musulmana de boicotear los productos daneses. En Finlandia, los musulmanes ya han comenzado a dejar de comprar productos daneses.

ACPress.net