nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Después de 13 años en prisión, salió libre evangélico acusado injustamente de terrorismo

abandonó el miércoles el penal Miguel Castro Castro, después de que la justicia dispuso su liberación.

  • Sociedad    
  • 3 feb 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Portando la Biblia en una de sus manos y en la otra una bolsa con sus efectos personales, Walter Cubas Baltasar, un evangélico acusado injustamente de terrorismo que pasó 13 años en la cárcel, abandonó el miércoles el penal Miguel Castro Castro, después de que la justicia dispuso su liberación.

“Doy a gracias a Dios por esta libertad y a todas las personas e instituciones que trabajan por la justicia y por los derechos humanos, a todos quienes oraron por mi libertad, a las hermosas cartas de aliento que me animaron”, fueron las primeras palabras que pronunció al tiempo que se confundía en un fuerte abrazo con sus familiares y amigos.

El Tercer Juzgado Supraprovincial de Lima, que despacha el doctor. Walter Castillo Yactayo, dispuso se le conceda libertad condicional, 13 años después de que fue detenido injustamente bajo supuestos cargos de terrorismo.

Cubas, detenido en Lima el 20 de enero de 1993, fue acusado de formar parte de Sendero Luminoso como integrante de un grupo especial de aniquilamiento y de haber pintado en un muro el lema “fuera yanquis del Golfo Pérsico” con el símbolo de la hoz y el martillo, añadido a las siglas PCP (Partido Comunista del Perú).

En 1993 fue sometido a un tribunal de jueces militares sin rostro que lo sentenciaron a penas sucesivas de cadenas perpetuas, siendo trasladado al penal Yanamayo, en las alturas de Puno, donde permaneció cinco años.

Fue sometido posteriormente a un tribunal regular, pero los jueces determinaron que las pruebas de la investigación policial habían sido elaboradas irregularmente y contra todo pronóstico, lo condenaron a 16 años de cárcel.

Cubas siempre manifestó su rechazo al terrorismo y la violencia, y su compromiso con la fe cristiana evangélica.. Diversas personas e instituciones cristianas a nivel nacional e internacional han intercedido por su libertad, como Amnesty International que lo adoptó como “preso de conciencia”.

Damos gracias a Dios y por cada una de las instituciones y personas que apoyaron su caso, por todas las cartas que recibió durante su permanencia en prisión, dijo Wuille Ruiz, de la Asociación Diaconal Paz y Esperanza.

”Oremos por Walter y por todos aquellos privados de libertad que aún demandan justicia, por quienes hacen posible que esto se concretice, no dejemos que por falta de un sello o de una firma o de nombres mal escritos o de fallas humanas, nos tengan que costar parte de nuestra vida, desterrados de nuestra propia sociedad, dijo.

alc