nav
Domingo 22 de Octubre de 2017

Obispo luterano revela declaración de Pinochet justificando tortura durante dictadura chilena

“El pueblo chileno está enfermo, ha sido atacado por el bacilo del comunismo y para curarlo de esta enfermedad, hay que torturar a los comunistas, porque de otra manera no cantan”, le dijo Pinochet sin titubear.

  • Sociedad    
  • 4 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El obispo luterano Helmut Frenz, presidente de la Fundación Salvador Allende de Madrid, reveló escalofriantes afirmaciones vertidas por el general chileno Augusto Pinochet durante la dictadura militar, en una visita a esta capital de la VIII Región concluida ayer domingo.

Frenz relató la entrevista que sostuvo con el general Augusto Pinochet en 1974, un año después de iniciada la dictadura. El obispo acudió a la cita en su calidad de representante del Comité Pro Paz, una organización de iglesias cristianas, para denunciar casos de tortura perpetrados por el Servicio Secreto, y recibió una “monstruosa declaración” de boca del dictador chileno.

“El pueblo chileno está enfermo, ha sido atacado por el bacilo del comunismo y para curarlo de esta enfermedad, hay que torturar a los comunistas, porque de otra manera no cantan”, le dijo Pinochet sin titubear.

El obispo luterano visitó Chile por invitación de la Iglesia Evangélica Luterana de Chile (IELCH), Educación Popular en Salud ( EPES), organizaciones de derechos humanos y el centro educativo “Piececitos”.

El viernes tuvo un encuentro con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEUCH), donde disertó sobre el tema “Derechos Divinos y Derechos Humanos”, ante centenares de estudiantes y docentes.

El religioso recordó que tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, encabezado por el general Pinochet y apoyado por la Administración de los Estados Unidos, las iglesias cristianas formaron un comité para la defensa de los derechos humanos, del que fue uno de los fundadores.

Dijo que la situación actual de los derechos humanos en el mundo es desastrosa, pero no es suficiente lamentarlo. Es preciso “saber cómo se ha podido llegar a esta situación, mala y de desesperanza, y sobre la base de un minucioso análisis, debemos planificar caminos y estrategias que puedan sacar a la humanidad de este desastre”, agregó.

Citó el caso de Irak, con miles de víctimas entre la población civil y los militares, y donde “el sufrimiento ya no se puede abarcar con cifras, y ya no se habla más de respetar los derechos humanos”.

Refirió que ante las torturas en la cárcel de Abu Ghraib los soldados estadounidenses no negaron el hecho, y tanto el Pentágono como la Casa Blanca trataron de minimizar y justificar los hechos, dijo el obispo. El oscuro poder de la tortura ha seducido a los Estados Unidos”, concluyó Frenz.

alc