nav
Sábado 16 de Diciembre de 2017

Sepultan a jóvenes evangélicos víctimas de accidente en México

Una de las madres no aguantó más. Sus piernas se doblaron y cayó de hinojos frente al féretro de sus hijos Hugo, Margarita y Raquel Izquierdo de Dios. Dos estudiaban el bachillerato y la menor la secundaria.

  • Sociedad    
  • 21 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En el panteón Jardines de Santa Rita se escucharon hoy los llantos más tristes. Los cuerpos de nueve de los jóvenes evangélicos que fallecieron en el accidente de Cumbres de Maltrata, Veracruz, entre ellos tres hermanos, fueron inhumados aquí.

Seis cortejos fúnebres, escoltados por patrullas de tránsito, arribaron al cementerio durante el día. Los primeros cuatro entre las 9 y 10 de la mañana y los dos últimos alrededor de las cinco de la tarde.

Cánticos religiosos, alabanzas y oraciones en medio del dolor de los familiares hicieron más estremecedoras las ceremonias luctuosas en cada tumba.

El calor apretaba a eso de las 11:30 horas cuando, al compás de una guitarra, un religioso de la Iglesia Pentecostés comenzó a cantar. Al coro se unieron muchas voces: ”Cuando allá se pase lista/ cuando allá se pase lista/ a mi nombre yo feliz responderé”.

Matilde de Dios no aguantó más. Sus piernas se doblaron y cayó de hinojos frente al féretro de sus hijos Hugo, Margarita y Raquel Izquierdo de Dios. Dos estudiaban el bachillerato y la menor la secundaria. La madre perdió el conocimiento. Sus familiares la auxiliaron y se la llevaron.

En la fila que formaron cuatro tumbas también fue sepultada Elsa Yuri Hernández de Dios, prima de los hermanos Izquierdo. Todos vivían en la ranchería Calzada de este municipio.

Otro momento desgarrador llegó cerca de las cinco de la tarde, cuando entró al panteón el cortejo de Rocky Emilio Castillo López, de 14 años, originario de la colonia Cañales, quien era estudiante de la escuela secundaria técnica número 48.

Con redobles de tambores, una banda de guerra del Conalep, compuesta por jóvenes, encabezaba a decenas de deudos y amigos que acompañaron a Rocky a su última morada.

”¡Hijo, no te quiero ver ahí, no me dejes!”, gritaba llorosa su madre, arrodillada frente al féretro. El dolor de la mujer quebró a amigos, compañeros, familiares y hasta curiosos.

También fueron inhumados en el mismo camposanto los cuerpos de William Colorado de la Cruz, Luis Gerardo Interino López, Yesenia Colorado Cano y Celfida Cristell Gallegos Broca.

Periódicos de la capital tabasqueña difundieron este día que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes confirmó que Transportes Olimpia, propietaria de la unidad que se desbarrancó en Veracruz, circulaba de manera ”ilegal”.

De acuerdo con estas versiones, el autobús Dina modelo 1988, placas 1-U7M-70, no está registrado en el padrón de concesionarios de servicios turísticos.

Entre las víctimas del accidente estaba Leonardo Albasava San Gabriel, de 36 años de edad, quien fue identificado por los pastores de la Iglesia evangélica Vida Abundante en Cárdenas, Tabasco, adonde fue trasladado el cadáver.

El féretro fue llevado por una ambulancia de la Secretaría de Salud de Veracruz hasta la comunidad Las Higueras, municipio de Vega de Alatorre, de donde era originario el feligrés.

Albasava radicaba en Matamoros. pero acudió al congreso evangélico a Tequila, Jalisco, y se presume que pidió un aventón al autobús que iba a Tabasco.

NOTA ACLARATORIA.

Muchos mails enviados por nuestros usuarios a nuestra sala de redacción, nos solicitan aclarar que la iglesia a la que pertenecían los jovenes fallecidos, es considerada por nuestros usuarios como un secta “La Luz del Mundo” (unica secta 100% mexicana, con sede en Jalisco).

La Jornada