nav
Lunes 25 de Septiembre de 2017

Una oración por Whitney Houston

Whitney desde niña asistió a la iglesia. Empezó cantando en el coro de la Iglesia Bautista la esperanza en Newark.(…) Hoy sin duda, fue absorbida por la fama que produjo un profundo vacío espiritual que desde niña lo alimentaba con la Palabra de Dios.

  • Sociedad    
  • 10 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

A través de la publicación del matutino “The Sun”, esta semana quedamos sorprendidos de la grave situación de salud de la cantante y actriz, Whitney Houston (The bodyguard con Costner en 1992 y The Preacher’s Wife con Denzel Washington en 1996) provocado por su extremada adicción a las drogas.

Pero, hay algo que debemos resaltar en su biografía y que nos llevará a una seria reflexión. Whitney nació el 09 de agosto de 1963 y desde niña asistió a la iglesia.

Empezó cantando en el coro de la Iglesia Bautista la esperanza en Newark. La directora del coro de la iglesia, era nada menos que su mamá, doña Emily “Cissy” Drinkard Houston.

A los once años era solista en las presentaciones eclesiales de la Convención Bautista. Muy pronto su talento por la música fue descubierto, y en 1983, el caza-talentos, Clive Davis, descubrió su potencial artístico y firmó su primer contrato que le permitió vender 13 millones de discos.

En 1987 batió el récord de The Beatles, al mantener siete temas como número uno de los rankings musicales. En 1996 fue la número uno en música Gospel gracias a la película The Preacher’s Wife (la esposa del pastor) donde se describen los desencuentros de la pareja pastoral de la Iglesia Bautista San Mateo.

¿Pero qué ocurrió realmente con esta ganadora de 06 Grammys, 15 Bilboards, 21 American Music Awards y 02 Emmys? Sin duda, fue absorbida por la fama que produjo un profundo vacío espiritual que desde niña lo alimentaba con la Palabra de Dios.

Ahora resulta patético escucharla cantar “Jesus loves me” cuya versión en español todos hemos cantado en la iglesia desde niños: “Cristo me ama bien lo sé su palabra dice así… sí, Cristo me ama…la Biblia dice así”

Sólo nos queda elevar a Dios, una oración por Withney y desear su recuperación física y sobretodo espiritual, que sería sin duda una bendición para todos.

Por Moisés Miranda M.

Agencia Orbita