nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Iglesias invitan hinchas a mirar partidos en los templos

“La iglesia y el fútbol realemente no pueden estar juntos. Cuando uno ve lo que ocurre con algunos hinchas en los estadios comprende que no es realmente muy cristiano”, afirmó Jürgen Gramsch, miembro del grupo de la juventud cristiana YMCA.

  • Sociedad    
  • 7 jun 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las iglesias de Alemania invitaron a todos los hinchas de fútbol a cambiar sus mesadas de bar y sus cervezas por un banco en la iglesia y la oración, y alquilaron grandes pantallas para difundir el Mundial en sus congregaciones.

Más de 1.000 iglesias y centros comunitarios transmitirán los partidos en vivo, y también realizarán seminarios y servicios especiales para alentar a potenciales, y ya existentes, cristianos a congregarse.

Las iglesias de las 12 ciudades anfitrionas brindarán servicios religiosos en los lenguajes de los equipos que jueguen ese día, con la intención de aprovechar el Mundial para mostrar a la gente que la religión tiene un lugar en todos los sucesos de la vida cotidiana.

“Los servicios han sido agendados para que la gente pueda concurrir antes de ir al partido”, explicó a Reuters el martes el pastor Michael Hoering, en la catedral de la ciudad de Colonia.

“Queremos mostrarle a la gente que creer es algo normal, que nos pertenece en la vida y no sólo en la iglesia”, agregó.

El pastor dirige el capítulo de Colonia del proyecto nacional llamado comienzo2006, que utiliza el lema “inicie su fe”.

INICIATIVA SENSIBLE.

Para algunas personas que paseaban fuera de la imponente catedral gótica, la iniciativa de aprovechar el torneo, que comienza el 9 de junio, con propósitos misioneros tiene sentido.

“Es buena idea utilizar las situaciones de la vida normal con las que las personas están familiarizadas para interesarlos por algo nuevo”, dijo Andreas Schroeter.

Pero algunos cristianos cuestionaron la idea de mezclar fútbol con religión, afirmando que el vandalismo e insultos que se producen en los partidos van contra sus creencias.

“La iglesia y el fútbol realemente no pueden estar juntos. Cuando uno ve lo que ocurre con algunos hinchas en los estadios comprende que no es realmente muy cristiano”, afirmó Jürgen Gramsch, miembro del grupo de la juventud cristiana YMCA.

Aunque intentar que más gente vaya a la iglesia fue una idea valiosa, es probable que la realidad sea decepcionante porque muchos no volverán a la iglesia una vez que termine el Mundial, explicó.

“La gente puede ir a la iglesia sólo para mirar los partidos en una pantalla grande”, dijo.

Para algunos seguidores del fútbol, sin embargo, ni la pantalla más grande del mundo los podrá motivar a mirar los partidos en una iglesia.

“Mejor me siento en un bar para mirarlos. Me gusta que las iglesias sean lugares tranquilos”, comentó el turista Amil Pehumudi.

Reuters