nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Inauguran en cárcel la primera Sinagoga

Con los rollos de la Torá colocados en el arón hakodesh (arca sagrada, el mueble en el que debe guardarse según ordenan los preceptos), la sinagoga quedó ritualmente inaugurada.

  • Sociedad    
  • 2 jun 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Será la primera de toda la Argentina y estiman que no hay otro caso igual en el resto de América latina. Ayer se inauguró una sinagoga en la cárcel de Villa Devoto . Y el hecho histórico, impulsado por la secretaría de programas sociales de la AMIA y el Seminario Rabínico Latinoamericano, beneficiará a más de 20 presos que profesan la fe judía .

Con los rollos de la Torá colocados en el arón hakodesh (arca sagrada, el mueble en el que debe guardarse según ordenan los preceptos), la sinagoga quedó ritualmente inaugurada, minutos antes, un par de golpes de martillo habían fijado la mezuza en el marco de la puerta de rejas.

La nueva sinagoga está ubicada en la unidad penal 2, de Villa Devoto, en lo que es la primera experiencia de ese tipo en una cárcel de América latina y la quinta en el mundo.

“La apertura de la sinagoga en Devoto resulta un antecedente fundamental para que en otras penitenciarías del país se puedan concretar obras similares. Es el fruto de años de trabajo de mucha gente “, dijo el rabino Mario Hendler, uno de los directores del Seminario Rabínico.

“No teníamos un lugar fijo. Y gracias a la buena voluntad de los capellanes, atendíamos a los presos en la iglesia que existe allí.

A partir de ahora disfrutaremos de un espacio propio para el encuentro, la asistencia, la lectura y la oración de manera periódica. Y por supuesto, la celebración de las fiestas tradicionales”, explicó Hendler.

El proyecto que llevaron adelante la Secretaría de Programas Sociales de la AMIA y el Seminario Rabínico Latinoamericano da un lugar a más de veinte presos que profesan la fe judía. Con una capacidad para 40 personas sentadas, el salón de 30 metros cuadrados fue otorgado por el Servicio Penitenciario Federal a fines de 2005 y reacondicionado por un grupo de voluntarios de la mutual judía y por los mismos reclusos. La autorización de la apertura de un ámbito para que se instale la sinagoga había comenzado a gestionarse hace tres años.

En los últimos años, el plan social impulsado por las dos organizaciones, en el que participan alrededor de 100 voluntarios, también alcanza a hospitales públicos, centros de salud y geriátricos de Capital y GBA donde haya internados judíos. Pero los responsables no tienen previsto abrir, al menos en breve, una sinagoga en ese tipo de lugares.

Agencia Orbita