nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Presidente Bush participó en el Desayuno Nacional Hispano de Oración

En su discurso el Presidente, Bush admitió que el sistema de inmigración es deficiente y que el Congreso necesita aprobar una reforma de “sentido común”.

  • Sociedad    
  • 9 jun 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En el J.W. Hotel de Marriott de Washington, D.C. se reunieron ayer alrededor de 750 líderes hispános cristianos y también representantes de la sociedad, además se contó con la participación del Presidente George W. Bush quien participoó con un discurso de 15 minutos ante los líderes.

Este Desayuno Nacional Hispano de Oración se celebra gracias al Reverendo Luis Cortés y el Ministerio Esperanza con el intento de traer a líderes hispánicos de la fe junto con sus funcionarios elegidos discutir ediciones importantes a los hispanos y satisfacer a nuestro mandato y abogado cívicos a nombre de nuestra comunidad.

Durante el desayuno, se escucho a una variedad de líderes políticos nacionales e internacionales y de forma especial la presidente de los Estados unidos quien dijo a los sectores conservadores, la idea de deportar a millones de inmigrantes ilegales “simplemente no va a funcionar”.

En su discurso el Presidente admitió que el sistema de inmigración es deficiente y que el Congreso necesita aprobar una reforma de “sentido común” que resguarde la frontera y al mismo tiempo permita que más extranjeros trabajen en el país de manera temporal, y le de a los inmigrantes indocumentados una posibilidad de convertirse en ciudadanos.

Dijo que aunque parece simple, es poco práctico insistir en que unos 12 millones de inmigrantes indocumentados que se cree viven en Estados Unidos salgan del país y regresen de manera legal. Algunas figuras conservadoras de su partido sostienen que permitir que esos inmigrantes se conviertan en ciudadanos sin volver a sus países, equivale a darles una amnistía.

Bush dijo que una amnistía sería permitirles a esos inmigrantes hacerse automáticamente ciudadanos. Insistió en que su propuesta prevé que primero deberán demostrar que han estado trabajando y respetando las leyes, deberán pagar una multa, aprender inglés y esperar el procesamiento de los trámites de la misma manera que quienes han ingresado al país de manera legal.

“No tenemos que elegir entre los extremos”, sostuvo Bush. “Existe un punto medio racional”. Bush busca que el Congreso apruebe su plan de inmigración, pero un bloque de legisladores conservadores lo ha rechazado con firmeza y prefiere una normativa que sea más dura con quienes transgreden las leyes para infiltrarse ilegalmente en Estados Unidos.

Como se sabe Esperanza USA ha sostenido reuniones con la Casa Blanca, el Secretario General Alberto González, el presidente del Comité Nacional Demócrata Howard Dean y oficiales del Comité Nacional Republicano, donde una delegación de más de 50 líderes hispanos de fe de todo el país urgieron a los líderes políticos para que agiliten una ley de reforma inmigratoria.

“Es vital que nuestro interés nacional favorezca la reforma inmigratoria integral. La habilidad de traer a millones de trabajadores indocumentados a la luz como residentes legales ayudará a asegurar las fronteras y cumplir los objetivos a largo plazo de seguridad nacional”, dijo el Reverendo Luis Cortés, Jr., presidente de Esperanza USA.

Agencia Orbita