nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Evangélicos piden al gobierno que apoye centros cristianos de recuperación de personas adictas

Las organizaciones cristianas evangélicas son pioneras en la recuperación de personas adictas en el país.

  • Sociedad    
  • 14 jul 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Alianza de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) pidió al gobierno llegar a un acuerdo que permita que los centros cristianos de rehabilitación de personas atrapadas en las drogas reciban el apoyo logístico necesario para incrementar su capacidad de asistencia.

Los evangélicos calificaron de “gravísimo” el incremento de la drogadicción entre los jóvenes argentinos, pero advirtieron que todavía persisten algunos tecnicismos legales que excluyen a los centros cristianos dedicados a su recuperación, del apoyo necesario.

ACIERA dijo en un comunicado que el incremento de la adicción en el país obedece a la ausencia de una política de prevención en décadas pasadas, pese al reconocimiento del Estado de la vinculación entre drogas y delitos.

Las organizaciones cristianas evangélicas son pioneras en la recuperación de personas adictas en el país, pero no han sido reconocidas por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha Contra el Narcotráfico de la Nación (SEDRONAR), pese a que sus porcentajes de recuperación son superiores con respecto a otros centros, precisó el documento.

“Es por esto, que consideramos que la Iglesia Evangélica, está siendo de algún modo postergada en relación a nuestros 52 ministerios y sus filiales, diseminadas en toda la nación, ya que no se ha sabido interpretar, en toda su dimensión, la tarea de acción social llevada adelante”, indicó.

La declaración, firmada por medio centenar de organizaciones evangélicas de distintos lugares del país, reconoció los avances en materia preventiva a nivel educacional, aunque los estimó insuficientes, ”ya que la forma de abordaje de estos temas, es meramente expositiva, no ofreciendo ninguna solución a los casos que puedan aparecer dentro del alumnado”.

Para la organización cristiana resulta imperativo levantar la prevención en todo sus órdenes, tratando el tema de forma interdisciplinaria e involucrando a todos los sectores de la sociedad, debido a las múltiples causales que llevan a la adicción.

Pidió por ello al Estado que incremente su accionar a través de un sistema integral, con participación de todas las fuerzas disponibles, incluida la sociedad civil organizada: las universidades, los científicos, los profesionales, los investigadores sociales, los medios de comunicación social, los deportistas, los empresarios y las organizaciones no gubernamentales.

Propuso la formación de equipos de trabajo formados por agentes sanitarios, docentes, centros de rehabilitación (cristianos y seculares), distintas instituciones como Alcohólicos Anónimos, etc, para trabajar con las escuelas.

Informó que uno de estos programas ya se viene realizando, desde hace 3 años, en las escuelas del distrito de Merlo, provincia de Buenos Aires, cubriendo a unos cuatro mil alumnos.

alc