nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Arabia Saudí busca colegios privados en España para convertirlos en escuelas islámica

El conjunto de las asignaturas estarán influidas por las pautas que marcan el Corán y la Saría -código de conducta moral de los musulmanes-.

  • Sociedad    
  • 2 ago 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las autoridades de Arabia Saudí, a través de su Embajada en Madrid, tienen un plan para comprar en España colegios privados y reconvertirlos en centros docentes propios en los que se imparta la religión del islam y en los que el conjunto de las asignaturas estén influidas por las pautas que marcan el Corán y la Saría -código de conducta moral de los musulmanes-. Tras fracasar en su intento de adquirir en Madrid el edificio que albergaba un colegio de las Madres Mercedarias de San Fernando, mantienen ahora negociaciones con los propietarios de una escuela en la que imparte enseñanza la congregación religiosa Nuestra Señora de la Merced.

El plan se concreta, como punto de partida, en la compra de un colegio privado, situado en Madrid, con capacidad para acoger a los 350 alumnos que ahora reciben clase en la escuela instalada en el Centro Cultural islámico, conocido como la Mezquita de la M-30. Las autoridades de ese país ofrecen hasta 14 millones de euros. Las negociaciones comenzaron con las responsables de la Congregación Madres Mercedarias de San Fernando. Los saudíes tenían información de que el colegio situado en el número 82 de la calle Ortega y Gasset, en el barrio de Salamanca, había sido abandonado en 2004 por las religiosas, que se trasladaron al municipio de Tres Cantos.

Las negociaciones no prosperaron pese a la tentadora oferta. Según fuentes consultadas por ABC, la Congregación se oponía a vender las instalaciones a los árabes ante su pretensión de convertirlo en una escuela islámica. Finalmente, el citado edificio ha sido vendido a una empresa de Barcelona.

Tras la frustrada operación de compra, las autoridades de Arabia Saudí han puesto sus miras en el edificio que alberga el colegio Nuestra Señora de la Merced, situado en los números 5 y 7 de la calle José Luis de Arrese, en el barrio de La Elipa, también en la capital de España. Se trata de un amplio inmueble de cuatro plantas, con aparcamiento incluido. El colegio se mantiene en la actualidad cerrado debido a las vacaciones de verano, pero ABC pudo hablar con uno de sus empleados, quien aseguró que el centro no está en venta. También los vecinos y los responsables de los establecimientos situados en las inmediaciones desconocen estas negociaciones. De hecho, varios de ellos aseguran que está previsto que el colegio reabra sus puertas el próximo 28 de agosto para preparar el nuevo curso escolar.

Negociaciones discretas

Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que las negociaciones entre las autoridades saudíes y el propietario del centro, que no es la congregación religiosa encargada de la docencia, están abiertas e, incluso, hay posibilidades de que concluyan con la venta. Los saudíes quieren que sean discretas, conscientes de que si trascienden antes de tiempo, las negociaciones pueden fracasar, por la reacción de los empleados, el vecindario y, muy en particular, de los familiares de los alumnos, recelosos de que un colegio católico sea sustituido por uno islámico.

El régimen de Arabia Saudí está alineado con los países moderados, pero también es cierto que algunas de sus escuelas y universidades son consideradas como cuna del radicalismo islamista. De ahí que el proyecto del Ministerio de Educación haya causado preocupación en sectores relacionados con la enseñanza católica, que observan cómo muchos colegios religiosos se ven forzados a cerrar, asfixiados por la situación económica, mientras que los de otras confesiones, en este caso la islámica, tienden a expandirse, cuando la población española sigue siendo mayoritariamente católica.
Las distintas fuentes consultadas por ABC están convencidas de que en caso de que el proyecto del Ministerio de Educación saudí se materialice en la compra de algún colegio, en éste no se va a defender la «yihad», pero sospechan de que se llegue a predicar la no integración, en el sentido de transmitir que Occidente corrompe, lo que a medio plazo sí podría constituir un caldo de cultivo de futuros radicales exportables a terceros países. «Nos encontraríamos con que dentro de dos o tres generaciones puede haber incluso ciudadanos españoles que renieguen de los Reyes Católicos y asuman la reivindicación del Al Andalus».

La posible apertura en España de colegios de corte islámico provoca, cuanto menos, recelos en países como Marruecos y Argelia. Muchos de lo alumos, inmigrantes, procederían de ambos países. Las autoridades del norte del Magreb temen que en el caso de regresar a sus lugares de origen lo hagan impregnados de la doctrina del islam más radical.

El régimen de Arabia Saudí está alineado con los países moderados, pero también es cierto que algunas de sus escuelas y universidades son consideradas como cuna del terrorismo islamista.

Uno de los profesores que ahora imparten las clases en la mezquita de la M-30, un saudí llamado Hamad, admite que se han llegado a barajar hasta ahora tres colegios. Las condiciones que ponen es que sea privado, que esté en venta, con independencia de que sea religioso o no. «Buscamos un colegio ya instalado, preparado para entrar y dar clases, no un edificio que haya que habilitarlo para ese fin».

Hamad explica que entre sus alumos hay saudíes, marroquíes, egipcios, iraníes, españoles e, incluso, de Sri Lanka. Se imparte una asignatura de español y también de inglés, además de la Historia de España, eso sí, impartida por islamistas. Mohamed El Afifi, portavoz del Centro Cultural Islámico, pese a asegurar que esta institución como tal no tiene nada que ver con el plan de compra de colegios, se afana, sin embargo, en asegurar que el proyecto es transparente y totalmentre legal. Así, se indigna cuando se le pregunta qué opina de los recelos que pueda haber en sectores de la sociedad española que observan cómo colegios católicos, asfixiados económicamente, se ven obligados a cerrar, y pueden ser reconvertidos en centros de otras confesiones religiosas, en este caso el islam, subvencionados de forma generosa por países árabes. «Nosotros no tenemos nada que decir en la polémica que puede haber entre el Gobierno de Zapatero y los centros católicos. Lo único que hacemos en enterarnos de qué colegio está en venta e intentar comprarlo». El Afifi insiste en que no se trata de apropiarse de una red de escuelas, sino de comprar un colegio para trasladar allí a los 350 alumos que ahora reciben clases en el Centro Cultural Islámico. Pero, y si de aquí a un tiempo aumentara considerablemente el número de alumnos que quieren recibir clases en un sistema educativo islámicos, ¿se intentaría adquirir más colegios? «Eso es hacer futurismo», se indigna El Afifi, cansado, dice, de que la comunidad islámica esté bajo sospecha.

Abc