nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

En las últimas cuatro décadas han avanzado considerablemente los estudios científicos sobre la Biblia

Especialistas en historia, mitología, filosofía, sociología, arqueología, literatura y antropología, colaboran en la búsqueda de un entendimiento más profundo de los relatos bíblicos, expresó arqueólogo israelí.

  • Sociedad    
  • 7 ago 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En las últimas cuatro décadas han avanzado considerablemente los estudios científicos sobre la Biblia. Muchos se preguntan ¿Existieron esas historias? ¿Quién las escribió? ¿Son reales los escenarios?

El fenómeno se basa en la visión multidisciplinaria y la combinación de herramientas. Especialistas en historia, mitología, filosofía, sociología, arqueología, literatura y antropología, colaboran en la búsqueda de un entendimiento más profundo de los relatos bíblicos.

Por ejemplo, en noviembre del 2005 fue descubierto un sello del siglo VI en Tiberíade, norte de Israel, que para muchos lleva la imagen de Jesús en una de las caras, en la otra se dibuja una cruz y la inscripción: ‘Christos’. Pero para el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén que dirigió la excavación, la imagen perteneció a un sacerdote destacado.

¿Cierto o falso? El líder arqueológico de Israel, Dan Bahat, concedió una entrevista a EL DIARIO/LA PRENSA durante su visita a Nueva York. El profesor Bahat habló del destierro de la verdad religiosa comprobada o no por las excavaciones, en este caso del Muro de los Lamentos, el último vestigio del Segundo Templo.

—¿Hablemos del trabajo en el área?

—Comencé hace 25 años porque empezaron hacer las excavaciones antes de la Guerra de Seis Días del 67. Yo soy el arqueólogo oficial de Jerusalén, que quiere decir esto, que cada edificio que se quiera construir, antes debo de decidir si se necesitan hacer excavaciones porque si no, no se puede construir en la zona.

—¿Qué significado tiene para la religión el Muro de los Lamentos?

—Es el lugar más antiguo para los judíos. Hacer excavaciones en la explanada del templo es muy difícil por razones políticas y religiosas, porque según el judaísmo y cristianismo, excavar en la explanada del templo es sacrilegio. El Muro es muy largo, mide casi medio kilómetro y es el más grande del mundo clásico. Es un milagro como construyeron este edificio. Por ejemplo, hay un lugar donde se encuentra una piedra que pesa entre 500 y 600 toneladas.

Según Bahat, el problema con el cristianismo es que después de los cruzados en el Siglo XII, los cristianos no pudieron entrar al templo, les fue prohibido. Desde entonces empieza la historia de los lugares santos en Jerusalén.

El arqueólogo asegura que muchos de los eventos de la vida de Jesucristo se llevaron a cabo en la explanada. Como ejemplo la expulsión de los mercaderes y la caminata en el Pórtico de Salomón. “Yo como arqueólogo que trabajo en los alrededores del templo, puedo creer que hay lugares santos en Jerusalén. El visitante desde el momento que entra a la ciudad y piensa en algunas frases de la Biblia (Antiguo o Nuevo Testamento) no es más un turista, es un peregrino”.

—¿Cuáles son los descubrimientos importantes más recientes?

—Puedo decir donde estuvieron los bancos de los cambiadores de dinero, puedo decir donde Jesucristo estuvo a los dos años, porque encontramos las escaleras donde estuvo durante su peregrinaje a Jerusalén. Ahora como la explanada del templo (Explanada de las Mezquitas) está controlada por los musulmanes se hace un poco más difícil los trabajos allí. Creo que este es un lugar santo para todas las religiones porque Jerusalén es un triángulo dorado formado por el judaísmo, cristianismo e Islam. Las tres religiones deben saber que esta región es una entidad sagrada para todas.

El Muro de los Lamentos, en hebreo Hakótel Hama`araví, es un lugar de contención. Los restos que existen datan de la época de Herodes, quien dio las órdenes para la construcción de grandes muros en las áreas adyacentes al Monte Moría, donde se amplió la explanada base para el Primer y Segundo Templo de Jerusalén.

Desde varios siglos de antigüedad, los judíos tienen como tradición introducir un pequeño papel con una plegaria entre las rendijas del Muro. Para los cristianos, Jesús de Nazaret y sus apóstoles predicaron en el Atrio de los Gentiles y denunciaron la corrupción que existía en el Segundo Templo. La tradición islámica asegura que Mahoma subió al paraíso sobre una yegua alada desde el venerado lugar, ahora convertido en la Mezquita de la Roca, famosa por su cúpula dorada.

“Excavar en la superficie de la zona fue difícil por las edificaciones musulmanas de gran valor arquitectónico. Por eso la única posibilidad era ir debajo de estos edificios y eso fue lo que hicimos. Desde un túnel largo de 350 metros se llevaron a cabo las excavaciones. A lo largo de éste se puede ver el que fuera escenario de la primera estación de la Vía Dolorosa”, señaló Dan Bahat.

Muchos de los lugares santos son una invención de los hermanos franciscanos durante los siglos XIV y XV, según el arqueólogo israelí, porque no pudieron entrar en el templo luego del asentamiento musulmán.

Bahat habla de dos tipos de lugares santos en Jerusalén mencionados en la Biblia. “Los tradicionales como por ejemplo,el padecimiento de Jesús bajo Poncio Pilato, no sabemos donde ocurrió. El único que mencionó algo fue San Juan, quien dijo que el lugar se llama ‘Litoscoto’, que en griego significa pavimiento de piedra. Pero en Jerusalén hay muchos. El otro, desde el punto de vista de los estudiosos. Por ejemplo, la Iglesia del Santo Sepulcro sobre el Monte Gólgota, es cierto no tengo la menor duda a pesar de que no soy cristiano”.

El Diario