Grupos cristianos piden que se censure parte del espectáculo de la estrella pop Madonna

Sectores conservadores cristianos holandeses se han escandalizado ante un acto que forma parte del concierto, en el que Madonna cuelga de una cruz cubierta de espejos, a la vez que lleva una corona de espinas.

  • Sociedad    
  • 5 sep 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los sectores conservadores cristianos se han escandalizado ante un acto que forma parte del concierto, en el que Madonna cuelga de una cruz cubierta de espejos, a la vez que lleva una corona de espinas. Para hacer la escena aún más picante, simultáneamente, sobre una enorme pantalla se proyecta imágenes de huérfanos africanos cuyos padres murieron de SIDA. Todo esto ocurre mientras la artista canta la balada ´Vivir para contarlo´. Según los portavoces de Madonna, esta parte del espectáculo, aunque sí ha causado conmoción, no se ha hecho con el propósito de ofender a nadie.

Lo que se pretende es llamar la atención sobre la problemática del SIDA en África. Sin embargo, varias agrupaciones cristianas holandesas la consideran extremadamente ofensiva, y quieren que se censure.

Gert van Veldhuizen, de la sección juvenil del partido calvinista SGP, opina que, si bien existe la libertad de expresión en Holanda, el artículo 147 de la Constitución holandesa prohíbe actos blasfemos en el dominio público, si con ello se escandaliza a creyentes. Veldhuizen es de la opinión que tal es el caso en el espectáculo de Madonna. El partido SGP instó al ministro holandés de Justicia, Piet Hein Donner, a que censurara la escena de crucifixión, pero la solicitud no tuvo eco en el Ministerio.

Bert Dorenbos, perteneciente al grupo cristiano pro-vida ´Cry for Life´, decidió tomar cartas en el asunto y protestar frente al estadio donde tiene lugar el espectáculo. Allí, Dorenbos llevará a cabo una vigilia de oración durante los conciertos, y ha instado a los cristianos en Holanda a que se unan a la protesta. En los ojos de Dorenbos, quien cita en sus declaraciones el derrumbe de las murallas de Jericó, la protesta está asumiendo proporciones bíblicas.

Sin embargo, no falta un componente de compasión en la actitud de Dorenbos. Su organización ha enviado e-mails a 40.000 iglesias en Holanda, en los que pide que oren por Madonna durante este fin de semana, para que recapacite y reconozca su error. Dorenbos siente que, con la escena de crucifixión, Madonna hiere el corazón mismo de su fe pero, no se muestra en absoluto enfadado con la estrella pop, y afirma que lo que Madonna necesita es ayuda y perdón.

Por otra parte, los fans de Madonna permanecen impasibles ante tanta conmoción. Evy Gerris, del sitio web oficial del club de fans de Madonna para Holanda y Bélgica, respeta el punto de vista de los cristianos, pero se manifiesta en desacuerdo. Según Gerris, al colgarse de una cruz, Madonna quiere llamar la atención sobre la problemática del SIDA en África. Gerris ya ha visto el espectáculo tres veces, e insiste en que Madonna logra su objetivo.

Liz Rosenberg, agente publicitaria de la estrella, afirma que la cantante no cree que Cristo se ofendería si pudiera ver su show, ya que al igual que él, Madonna predica el amor al prójimo y la tolerancia. La controversia, por cierto, no ha perjudicado la venta de entradas, las cuales se han agotado. Durante el fin de semana, decenas de miles de fans podrán ver a su ídolo en el estadio Arena de Ámsterdam. Al parecer, un poco de conmoción forma parte del trabajo diario de la famosa ´Chica Material´.

Agencia Orbita