nav
Domingo 10 de Diciembre de 2017

La Iglesia Universal del Reino de Dios condenada a indemnizar a una mujer herida en un exorcismo

Una mujer alegó haber quedado incapacitada para trabajar tras haberse fracturado la mano izquierda durante el exorcismo.

  • Sociedad    
  • 27 sep 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), una de las confesiones más importantes de Brasil, fue condenada a indemnizar a una mujer que sufrió una herida en una sesión de exorcismo, informaron hoy fuentes judiciales.

La sanción fue impuesta por el Superior Tribunal de Justicia, en respuesta a la denuncia de una mujer que alegó haber quedado incapacitada para trabajar tras haberse fracturado la mano izquierda durante el exorcismo.

Los miembros del tribunal determinaron que la IURD tendrá que pagarle una indemnización de 10.000 reales (unos 4.600 dólares) por daños morales a la demandante, así como una pensión vitalicia mensual equivalente al 60 por ciento de un salario mínimo legal (actualmente de unos 160 dólares) por los daños materiales.

Tal pensión buscará garantizar el sustento de la mujer, apenas identificada como Marina, hasta que cumpla 65 años, cuando podrá solicitar la jubilación, según informó el tribunal en su página en internet.

La decisión del tribunal confirmó en última instancia una condena impuesta por el Tribunal de Justicia del Estado de Espíritu Santo, que ya había concluido que la lesión sufrida por la demandante tiene carácter permanente y la incapacitó para trabajar cuando tenía 48 años.

En su denuncia, la beneficiada alegó que asistía a un culto en un templo de la Iglesia Universal del Reino de Dios en Vitoria, capital del estado de Espíritu Santo, cuando el pastor Joao Carlos Von Helde Alves aseguró que tenía que someterla a una sesión de exorcismo debido a que ‘estaba poseída por el demonio’. Un movimiento brusco del pastor, sin embargo, terminó provocando la caída de la demandante al piso y la fractura de la mano.

La mujer se quejó de fuertes dolores, que el pastor atribuyó a una reacción del demonio, por lo que el exorcista golpeó la mano fracturada repetidas veces contra un crucifijo, lo que provocó la lesión permanente.

La demandante alegó igualmente que se desempeñaba como confitera y que la lesión la dejó incapacitada para desempeñar su oficio.

La Iglesia Universal del Reino de Dios es propietario de un conglomerado de medios de comunicación, entre ellos una red nacional de televisión, y tiene una importante representación propia en el Congreso.

ACPress.net