nav
Martes 22 de Agosto de 2017

Vico C preparándose para representar obra teatral “Tony Presidio”

“Tony Presidio”, una canción que el artista pegó a principios de los años 90, versa la historia verídica de Antonio Pérez, un joven criado en un barrio que se inclina por el camino fácil de la calle, vinculado al narcotráfico y al crimen.

  • Sociedad    
  • 20 sep 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El cantante cristiano Vico C está preparándose para estelarizar la obra musical de su popular letra “Tony Presidio”, por lo que se encuentra en un plan de ejercicios y dieta, ya que tiene que estar en forma para la producción que estrena a principios del año próximo. “Tony Presidio”, una canción que el artista pegó a principios de los años 90, versa la historia verídica de Antonio Pérez, un joven criado en un barrio que se inclina por el camino fácil de la calle, vinculado al narcotráfico y al crimen.

Describe a “Tony Presidio” como una historia “social y real”. “Trata de las consecuencias que nacen en un barrio. Éste es un personaje con el que me identifico, aunque no haya sido matón. Pero sí por lo que he visto y porque he crecido con ellos”, revela. Orgulloso de su cuna humilde en Puerta de Tierra, Vico C asegura distanciarse de “Tony Presidio” en su vínculo con la venta de drogas, pero sí acercarse a sus deseos de superación.

“A medida que uno va madurando, uno lucha más. ‘Tony Presidio’ es esta persona que represento desde mi plataforma. Ese chamaquito de barrio que sobrepasó los prejuicios hasta llegar a ser el rapero que es hoy día”, cuenta el vocalista, de 35 años de edad.

Esta cruda realidad de “Tony Presidio” es lo que muchos jóvenes viven a diario en el barrio y el caserío, según Vico C. Por eso, para él “aunque el negocio sea droga, no quiere decir que es lo único que pueden hacer para hacer dinero. Lo que pasa es que desde niños eso es lo que vivieron”.

“Yo pude ser víctima y gracias al hip hop y a DIOS no lo fui, porque estaría siete pies bajo tierra o en la cárcel. Y hay muchos así también, que no cayeron por la música”, reitera. Pese a que no ha iniciado los ensayos de este proyecto dirigido por Lolyn Paz y Pablo Cabrera, el exponente asegura que tiene que actuar, bailar, cantar, llorar y reír.

De lo que no está muy seguro es si morirá en esta historia. Entre risas, añade que sí recibirá varios tiros como parte del drama. “La actuación me ha convertido en una especie de ‘Evil Knievel'”, sostiene el artista que también participa en la cinta “Reggaetón”, producida por Jeniffer López.

Respecto a su condición física, cuenta que va al gimnasio cinco días a la semana, levanta pesas, aunque muy poco, y realiza ejercicios cardiovasculares no muy intensos. En tono jocoso, dice que “el cardio la hago en tarima y en la cama con Sonia (su esposa). Me puedo parecer a la ‘Hormiga Atómica’ si hago mucho cardio. Tengo que ponerme así y he tenido unas vacacioncitas de casi tres semanas en las que he acondicionado mi cuerpo en el gym. Voy a estar bien en forma”, acota.

Agencia Orbita