nav
Miércoles 18 de Octubre de 2017

Campeones del fútbol profesional colombiano dedicaron de rodillas su victoria a Jesucristo

Jugadores como Yesid Trujillo, Nelson “el rolo” Flórez, Bryner García, el autor del tanto, Macnelly Torres, declararon que Jesús ha sido el Señor y Salvador de sus vidas, haciendo pública su fe como cristianos evangélicos.

  • Sociedad    
  • 22 dic 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tras empatar 1 a 1 con el onceno del Deportes Tolima en el juego de vuelta de la final, los jugadores del Cúcuta Deportivo, una vez concluyeron el encuentro, de rodillas agradecieron a Jesucristo su victoria en la copa profesional de Futbol.

Jugadores como Yesid Trujillo, Nelson “el rolo” Flórez, Bryner García, el autor del tanto, Macnelly Torres, declararon que Jesús ha sido el Señor y Salvador de sus vidas, haciendo pública su fe como cristianos evangélicos.

“Nos runimos a menudo con todos los jugadores del Cúcuta Deportivo para estudiar la Biblia y aprender de ella”, declaró Nelson Flórez, quien se congrega en la Iglesia “Casa sobre la Roca”.

El equipo en pleno, haciendo un círculo en medio del campo de juego, en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagúe (Tolima) de rodillas entonó la conocida canción “Si tuvieras fe como un grano de mostaza”, hecho que fue trasmitido por los medios, mismos que resaltaron que el cuadro rojinegro tuviese la fe suficiente para hacer la mejor campaña futbolera del año, y en el mismo tiempo, ascender de la categoría B a la A y llevarse su primera estrella.

“Fue un momento emocionante, y le pedimos a Dios que si era su voluntad, nos ayudara a ser campeones”, dijo Yesid Trujillo, quien también se congrega en una iglesia evangélica.

“Damos testimonio en cada concentración que hacemos, no reunimos y oramos porque el Todopoderoso nos bendiga”, dijo.

En pleno campo de juego, los jugadores del Cúcuta dieron rienda suelta a su alegría. Quién lo creyera! Hace un año, los hinchas del sangre y luto festejaban el fin del calvario, que los tuvo nueve años en la Primera B. Seguramente ninguno de ellos pensó que un año después estaría colgándole la primera estrella al escudo de su equipo.

Por William Delgado Gil.

Agencia Orbita