nav
Lunes 23 de Octubre de 2017

Grupo de evangélicos protestaron en contra del autoproclamado “Jesucristo hombre” en Puerto Rico

En medio de un mar de críticas por parte de grupos religiosos que lo han llamado desde charlatán, falso profeta y “aberración doctrinal” se presentó en la Isla el ponceño José Luis de Jesús Miranda, el autoproclamado “Jesucristo hombre”.

  • Sociedad    
  • 18 dic 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En medio de un mar de críticas por parte de grupos religiosos que lo han llamado desde charlatán, falso profeta y “aberración doctrinal” se presentó en la Isla el ponceño José Luis de Jesús Miranda, el autoproclamado “Jesucristo hombre”.

Aunque a su llegada a Puerto Rico, el pasado viernes, prometió un mensaje “de cambios”, de revelaciones de “misterios”, “algo que no se ha dicho en 2,000 años”, el mensaje se basó únicamente en explicar su ministerio y por qué se hace llamar “Jesucristo hombre”.

Eso fue todo. En el mismo no hubo detalles de su niñez, de su adolescencia en el mundo de las drogas ni de las riquezas materiales que posee gracias a sus seguidores.

Aún antes de comenzar la transmisión del mensaje, de media hora sin interrupciones, De Jesús prometió lo mismo: “Lo que yo voy a decir nadie lo ha escuchado”.

Sólo durante la entrevista que le hizo Héctor Marcano, previo a la presentación de su mensaje a través del programa ¡Qué Suerte!, de Univisión, respondió a preguntas personales. Admitió haber tenido una niñez “atribulada”, haberse criado en un hogar católico, haber vivido en el mundo de las drogas y pagar sus faltas en la cárcel “El Castillo”, en Ponce.

Esas cosas, sin embargo, no cambian su realidad: es “Jesucristo hombre”, dijo.

“Muchos utilizan mis faltas para traer sombra pero debieran aplaudirlo, porque yo fui un tecato y pude salir del vicio”, indicó quien antes se hacía llamar “apóstol” tras admitir haber salido de las drogas gracias al programa Teen Challenge, en el 1966.

Tras su recuperación, casarse y practicar el protestantismo recibió la revelación de que era “Jesucristo hombre”. Eso ocurrió un 17 de diciembre, justo hace 33 años. “De momento veo venir un ser resplandeciente que me dice: ‘estate quieto’. Lo veo venir y desaparece dentro de mí. Era algo místico”, relató el ponceño, quien, como de costumbre, llegó al área rodeado de seis guardaespaldas vestidos de negro.

A su llegada De Jesús fue recibido por una manifestación del Concilio Cristo Nuestra Justicia, que con cartelones en mano criticó fuertemente al llamado “Jesucristo hombre” y su supuesta misión en la tierra. “Está llevando por el derrotero a mucha personas”, indicó el reverendo Jorge Cruz, quien le achacó el supuesto éxito que De Jesús ha tenido al vacío espiritual que tienen las personas.

De la misma forma reaccionó el presidente de la Fraternidad Pentecostal de Puerto Rico (Frape), el reverendo Pedro Torres. “La gente ha sido engañada, porque Puerto Rico está sobreevangelizado. Hay personas que están tan vacías de Dios que viven con una ansiedad por llenar el Evangelio, viene cualquiera y le creen”, indicó.

Sobre el mensaje, dijo que no lo podía certificar como real sino más bien se trata “de lo que el mismo Señor dijo en Mateo 24: ‘Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre diciendo soy el Cristo'”. “Después de escucharlo estoy convencido que es un falso cristo y un falso profeta. Se está poniendo en un nivel de Dios y eso definitivamente es una gran aberración doctrinal que va contra la palabra”, señaló Torres.

En el interior del estudio de grabación lo esperaba un grupo de sus fieles seguidores. Todos los hombres vestían chaquetas y las mujeres parecían haber sacado sus mejores telas para recibir a “papi”, como le dicen a De Jesús. Todos llevaban un pin con el sello que representa su “gobierno de Dios” en la tierra y gritaban al verlo. Las mujeres les tiraban besos.

Durante el transcurso de su mensaje, De Jesús le hizo un llamado al pueblo de Puerto Rico a seguir al que resucitó de los muertos, o sea, él, y a “no imitar a Jesús de Nazaret”. Seguir a ambos sería vivir en adulterio. “El que resucitó es Dios mismo. Jesús de Nazaret es un velo donde Dios se metió para librarte a ti de la ley, del pecado, del diablo. Lo hizo y te libró pero al tener los ojos puestos en Jesús de Nazaret estás viviendo en adulterio”, señaló el controvertible hombre de 60 años.

Ahí es que radica el problema de Puerto Rico, que está viviendo en “adulterio”, señaló al hacerle un llamado a Puerto Rico a dejar a un lado la tradición y a “tener dos maridos”. Mientras la Isla tenga dos maridos no recibirá la cubierta angelical. “Los ángeles lo que vienen es a prosperar, a sanarte, a traer prosperidad a los pueblos”, dijo De Jesús quien llegó a la Isla el viernes en su “jet” privado, obsequio de los feligreses locales.

Añadió que su misión en la tierra no es hacer milagros sino “consolar” y “guiar a la verdad” a sus creyentes. Tampoco ora y los milagros de sanación, según alega, los realizan sus propios creyentes a través del mensaje que él predica. Para él tampoco existe el infierno ni el pecado, lo que destacó a través de todo el mensaje.

Primera Hora