Iglesias evangélicas del Perú tienen un bozal que hasta la fecha sigue limitando su extensión

Las declaraciones las realizó el Regidor Metropolitano de Lima Jorge Márquez Chahú en el Foro sobre la Libertad e Igualdad Religiosa en el Perú organizado por la Unión de Iglesias Cristianas Evangélicas (UNICEP).

  • Sociedad    
  • 30 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Regidor Metropolitano de Lima Jorge Márquez Chahú en el Foro sobre la Libertad e Igualdad Religiosa en el Perú organizado por la Unión de Iglesias Cristianas Evangélicas (UNICEP), dijo que a pesar de la contribución que ha realizado la Comunidad Evangélica para el fortalecimiento del Estado de derecho, éste no sólo no ha reconocido la virtud y el derecho de la Iglesia Evangélica sino que por el contrario ha sido un bozal que hasta la fecha sigue limitando su extensión, refiriéndose al versículo de 1era de Corintios 9:9 “No pondrás bozal al buey que trilla”.

Sostuvo luego que “el Perú de hoy ha cambiado y nuestra Comunidad representa un segmento importante de la población, una larga trayectoria nos acompaña de transmitir un mensaje que renueva el carácter individual y la práctica social desde el inicio de nuestra República. El resultado de ello se ve en miles de vidas cambiadas, de familias reintegradas y de prácticas que fortalecen la dignidad de nuestro país, sin embargo el Estado no ha protegido ni fortalecido un crecimiento que va en su propio beneficio, peor aún tenemos ciudadanos evangélicos mártires en defensa del Estado, recordemos sólo que muchos ronderos al interior del país, lucharon contra Sendero Luminoso y su convicción religiosa les dio el valor necesario para enfrentar esa difícil situación”.

Demostró en su exposición basada en la discriminación que se realiza desde las municipalidades en el Perú, como en 1997, las administraciones tributarias pedían que las iglesias evangélicas tuvieran el permiso del Arzobispado de Lima para gozar de la inafectación que le correspondía en el caso del Impuesto Predial, obligando al Tribunal Fiscal, última instancia del proceso contencioso a determinar la nulidad de dicha solicitud otorgando la debida inafectación.

Recordó también como el año 1998, se promulgó en Lima Metropolitana una Ordenanza que establecía la inafectación de arbitrios exclusivamente a la Iglesia Católica, en un acto nefasto de flagrante discriminación, sin embargo por efecto de la presión ejercida por autoridades eclesiales de la Iglesia Evangélica e instituciones afines, tres meses después se modificó tal Ordenanza devolviéndole su derecho de no ser discriminada.

Mencionó que a pesar de todos los esfuerzos realizados en muchas partes del país se sigue ejerciendo una arbitraria discriminación afectando la economía de las iglesias que no nacen como las católicas de la vasta herencia de sus propiedades o de adjudicaciones que les brinda el Estado sino del esfuerzo de sus miembros.

Finalmente sostuvo que tenemos “hoy el reto de que como ciudadanos evangélicos podamos unirnos para conseguir que el proyecto de Ley de Igualdad y Libertad Religiosa, haga justicia a nuestra historia, en reconocimiento del bien que día a día hacemos por consolidar la dignidad de nuestro Perú, la dignidad que es la extensión de Cristo en nuestras vidas”.

Agencia Orbita