nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Instituciones evangélicas mexicanas protestan a la Comisión de Derechos Humanos por persecución religiosa

Los reclamantes dialogaron con el representante de la CNDH, José Ramón Morales, quien se comprometió a crear brigadas para visitar los poblados donde se presentan esos casos de discriminación denunciados.

  • Sociedad    
  • 29 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Unos 50 dirigentes de organizaciones cristianas evangélicas presentaron ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) una queja formal relacionada con al menos 100 casos documentados de intolerancia religiosa grave contra los protestantes realizados por las autoridades municipales y estatales del país.

Los reclamantes dialogaron con el representante de la CNDH, José Ramón Morales, quien se comprometió a crear brigadas para visitar los poblados donde se presentan esos casos de discriminación denunciados; y de los que la CNDH tiene ya constancia desde hace tiempo de lo que viene ocurriendo de manera repetida.

Encabezados por Alfonso Ferrera González, presidente de la Barra Nacional de Abogados Cristianos, y por el pastor evangélico Abner López Pérez, presidente de la Sociedad Bíblica de México, los religiosos reclamantes señalaron como presuntos responsables a alcaldes y diversos funcionarios de gobiernos estatales.

Al presentar la queja, los denunciantes expusieron que hay comunidades indígenas evangélicas a las que se les impide el acceso a programas federales de ayuda social, como los denominados Procampo y Oportunidades.

También hicieron públicas las agresiones físicas y verbales que sufren los integrantes de dichas comunidades protestantes por profesar una fe distinta a la católica, y los impedimentos para construir templos para vivir su fe de forma comunitaria y celebrar sus cultos religiosos, llegando en algunos casos a negarles el derecho a enterrar a sus muertos.

En respuesta a sus demandas, Morales señaló que el organismo defensor de los derechos humanos conoce esos problemas y su gravedad, y se comprometió a atender la problemática que se vive en esos lugares. José Ramón Morales indicó que la ley garantiza los derechos humanos, por lo que los mexicanos tienen derecho a asociarse y creer en lo que quieran sin temer represalias.

El presidente de la Sociedad Bíblica de México, Abner López Pérez, advirtió que el Estado mexicano tiene una deuda con el pueblo evangélico desde hace casi 10 años, es decir, desde el encarcelamiento de 80 creyentes inocentes acusados de los crímenes cometidos por presuntos desconocidos en Acteal, Chiapas.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se comprometió ante representantes legales de grupos evangélicos a investigar las violaciones al derecho de culto y de libertad personal de creencia en que han incurrido comunidades y autoridades de al menos cinco entidades del país mexicano contra los cristianos protestante por profesar “una religión distinta a la de las mayorías”.

ACPress.net