nav
Martes 22 de Agosto de 2017

Batalla por los fieles en Brasil

Prometen una mejor salud y prosperidad económica. Gracias a ello, las iglesias evangélicas han tenido un crecimiento sin precedentes en Brasil y le han quitado fieles a la Iglesia Católica.

  • Sociedad    
  • 10 may 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Prometen una mejor salud y prosperidad económica. Gracias a ello, las iglesias evangélicas han tenido un crecimiento sin precedentes en Brasil y le han quitado fieles a la Iglesia Católica.

Según proyecciones del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, estas confesiones protestantes reúnen actualmente a 40 millones de fieles, es decir cerca de un quinto de la población del país.

El pastor Luciano Alves Silva, del mayor grupo evangélico de Brasil, la Asamblea de Dios, cuenta a BBC Mundo cómo son los feligreses, socialmente hablando: “Inicialmente eran de las capas más pobres y siguen siéndolo en su mayoría”.

“Pero actualmente, por los cambios en la sociedad brasileña, pueden encontrarse también personas de la clase media y alta”, agrega.

Lea también desde Brasil: Más que un grupo religioso
Fe y vida cotidiana

Los evangélicos -como su nombre lo indica- basan su culto en el Evangelio, al igual que los católicos. Pero a diferencia de estos, proponen lo que consideran una relación más directa con Dios.

Para ellos, el Espíritu Santo se manifiesta claramente en la vida cotidiana y por eso se denominan también “pentecostales” o “neopentecostales”.

Otro pastor de la Asamblea de Dios, Clementito Barbosa, comenta: “Dios actúa todos los días. Por ejemplo, nosotros oramos por los enfermos y anunciamos que, en la práctica, Cristo puede curar cualquier enfermedad”.

Después de la Asamblea, que tiene unos diez millones de fieles, el grupo pentecostal más importante es la Iglesia Universal del Reino de Dios, que cuenta con una cantidad similar, pero algo menor de seguidores.

Ceremonia animada

BBC Mundo presenció un culto en un templo de la Asamblea de Dios en Guarulhos, en las afueras de Sao Paulo, al que asistían cientos de fieles. Hay sedes que pueden albergar a miles de personas.

La ceremonia parecía muy animada. El pastor se dirigía a los feligreses desde un escenario, detrás de un atril que sostenía la Biblia, y se expresaba en un lenguaje sencillo, lleno de ejemplos concretos.

En general, me contaron allí, el culto no suele tener una estructura e imágenes mayormente fijas, como ocurre en la Iglesia Católica; los ritos y los símbolos cambian constantemente, según el sermón del día.

Esta vez no había una cruz en el fondo, sino un gran cartel que decía Jesús.

Y en una pantalla de video se destacaban determinados versículos del Evangelio.

La música es un elemento esencial del culto, y bandas de música religiosa moderna y alegre suelen actuar en vivo.

¿Milagros?

Otro ingrediente importante son los testimonios de presuntos milagros, como cambios radicales en la orientación de la vida, curaciones y progreso económico. Ésta es su principal herramienta para captar nuevos fieles.

Cuestionamientos

¿Pero realmente puede decirse que estos testimonios son milagros?

“No puede afirmarse que sean fraguados, si bien se han denunciado casos así. Son verdaderos en su contexto: un ambiente religioso lleno de devoción y muy envolvente”, explica a BBC Mundo Flavio Pierucci, teólogo de la Universidad de Sao Paulo.

“Pero no son reales en efecto. Si no, en Brasil todos los pobres estarían en movilidad social ascendente y el país estaría lleno de personas sanas”.

No obstante, la promesa de curaciones y mejora económica continúan siendo suficientemente atrayentes para que las iglesias evangélicas sigan creciendo, según Pierucci.

Brasil es considerado el país con más católicos en todo el mundo y es de estas filas de donde los pentecostales han reclutado más fieles.

Desafío para los católicos

Éste será, precisamente, uno de los temas que ocupará al papa Benedicto XVI en su visita a Brasil esta semana.

Según el padre Antonio Manzatto, de la arquidiócesis de Sao Paulo, la iglesia Católica está “preocupada” por el avance de los evangélicos: “Es una amenaza en la medida en que los católicos parten hacia esas agrupaciones”.

“Dudo del compromiso de los pentecostales con el Evangelio y de sus intenciones, que no parecen claras. Algunos actúan como empresas cuyo fin es enriquecer a los pastores que las lideran”.

Sin embargo, los grupos evangélicos insisten en que se basan en las Escrituras y niegan buscar exclusivamente el lucro.

La Iglesia Católica, entre tanto, se ha visto obligada a repensar su relación con los brasileños, dice el teólogo Pierucci: “Si antes los fieles le llegaban por herencia, ahora deben salir a buscarlos”.

BBC Mundo