nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Kaká ganó su primera Champions League: una Champions para Jesús

El futbolista brasileño lee diariamente la Biblia, y realiza desde Italia cursos de formación religiosa vía on-line, además escucha a través de la red la programación radiofónica de su iglesia.

  • Sociedad    
  • 25 may 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

El milanista Kaká es quizá el mejor futbolista del momento. Muchos ven en el brasileño al sucesor de Zinedine Zidane. Incluso hay algunos que creen que el ’22’ del Milan es todavía más completo que Zizou, ya que además de calidad y visión de juego, Kaká tiene gol.

Kaká ganó el pasado miércoles su primera Champions League, y dejó ver destellos de su clase en jugadas como la del segundo gol del Milan, en la que el brasileño dejó sólo a ‘Pippo’ Inzaghi delante del portero con un pase que sólo pueden hacer los elegidos.

Pero lo que más impacta de este jugador no es su clase dentro del terreno de juego. Todo el descaro y la calidad que muestra en el césped, se convierten en timidez y religiosidad fuera de él. Kaká forma parte de los llamados ‘Atletas de Cristo’. Deportistas que antes que para el propio deporte, viven para Dios.

Perteneciente a la Iglesia Renacer, Kaká es un evangélico fervoroso. Lee diariamente la Biblia, y realiza desde Italia cursos de formación religiosa vía on-line.

También aprovecha Internet para escuchar a través de la red la programación radiofónica de su iglesia. Incluso ha manifestado en más de una ocasión que le gustaría “profundizar en la Biblia y convertirme en pastor”.

Sus taquillas en Milanello y San Siro están decoradas con salmos de la Biblia, y adhesivos con la frase “Dios es fiel”, y durante las concentraciones en los hoteles coloca en las paredes de su habitación salmos de la Biblia.

Son muchos los futbolistas de ayer y hoy que dedican todos sus goles a Jesús: En España, el ex atlético Baltazar era conocido como ‘El artillero de Dios’.

¿Y quién no se acuerda del incombustible Donato? El brasileño nacionalizado español incluso promocionó por un tiempo ‘Fuerza para vivir’, aquella especie de Biblia del deportista.

Hoy en día, podemos ver al atleta de Cristo Edmilson cortando balones en el medio campo del Barça. En Alemania, el que dedica sus goles a Dios es el defensa del Bayern Lucio.