nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Siete convictos se bautizan en carcel mexicana

Unas trescientas personas fueron testigos de los bautizos de siete internos del Reclusorio de mediana seguridad, ubicado en el municipio de Villa Aldama del estado de Veracruz.

  • Sociedad    
  • 23 nov 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Veracruz, México. Unas trescientas personas fueron testigos de los bautizos de siete internos del Reclusorio de mediana seguridad, ubicado en el municipio de Villa Aldama del estado de Veracruz, México, Pericles Namorado Urrutia, en el cual participó el ex cantante del grupo musical “Juniors Klan” ahora convertido al cristianismo Hugo Fernández quien durante el mensaje que les dio a los internos se convirtieron otros 60 más.

Fue el pastor Arnulfo Pintado Sánchez perteneciente a la Iglesia Nacional Evangélica Bethel de Veracruz, quien acudió a dicho Centro de Readaptación Social ubicado a 160 kilómetros del puerto de Veracruz, para llevar a cabo los bautizos acompañados del pastor de la iglesia del reclusorio Arnulfo Morales Vivanco.

Fue una verdadera fiesta donde el Espíritu Santo hizo acto de presencia, y es que dicen que cuando alguien se bautiza hay fiesta en el cielo y esta ves, hombres que por diversas causas cometieron un delito decidieron entregar su vida a Cristo bautizándose convirtiéndose así en nuevas criaturas.

Los ahora hermanos bautizados son Héctor Martínez Galindo, Francisco Cortés Hernández, Martín Galán Rodríguez, Félix Landeros Campos, Roberto de Jesús Tapia Huesca, Jorge Vázquez Lara y Eufrasio Paz Bello.

Los bautizos se llevaron a cabo en una piscina improvisada donde los siete internos fueron liberados de las cadenas que los aprisionaban, y es que la palabra de Dios dice “venid a mí todos los cansados y cargados que yo los haré descansar” y sólo Jesucristo rompe las cadenas.

Posteriormente Hugo Fernández ex cantante del grupo musical “Juniors Klan” ahora convertido al cristianismo quien está próximo a grabar su décimo CD cantó durante una hora y media alabanzas a Dios y les dio un mensaje que les llegó al corazón ya que 60 internos aceptaron a Cristo como su único y suficiente Salvador, por lo que la fiesta fue doble en el cielo.

Cabe hacer mención que este evento se llevó a cabo dentro del reclusorio de mediana seguridad gracias al apoyo del Director licenciada Enrique Parra Landa y al Director de Prevención y Readaptación Social Cirilo Rincón y personal de custodia y del departamento de psicología.

Por Cecilio Baltazar Miranda