nav
Sábado 09 de Diciembre de 2017

Kaká, Mejor Jugador 2007: “La Biblia dice que la vida da más de lo que nosotros pedimos, y a mí me ha ocurrido”

El brasileño, con 1.047 votos, fue elegido el Mejor Jugador de 2007, superando al argentino Lionel Messi (504 preferencias) y al portugués Cristiano Ronaldo (426).

  • Sociedad    
  • 18 dic 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

El brasileño, con 1.047 votos, fue elegido el Mejor Jugador de 2007, superando al argentino Lionel Messi (504 preferencias) y al portugués Cristiano Ronaldo (426). El volante de Milan es el quinto brasileño en lograr el trofeo, que fue entregado en Zurich.

El año 2007 quedará en la historia del fútbol como la temporada en la que el brasileño Kaká se erigió en dominador absoluto del balompié mundial.

Con el Milan ganó la Liga de Campeones, la Supercopa de Europa y el Mundial de clubes.

Y a título personal, todos se rindieron ante él al darle el Balón de Oro y, ayer en Zurich, el FIFA World Player.

“Es un día muy especial para mí. Cuando era pequeño soñaba con ser profesional en el Sao Paulo y jugar un partido con la selección brasileña. Pero la Biblia dice que la vida da más de lo que nosotros pedimos, y a mí me ha ocurrido”, dijo el brasileño. “No existe un gran jugador sin un gran equipo. Si mis actuaciones fueron óptimas se lo debo a mis compañeros, que me permitieron rendir al máximo”, agregó.

Aunque la votación entre técnicos y capitanes de las selecciones nacionales de las federaciones afiliadas a la FIFA ya estaba realizada antes del Mundial de Clubes, su triunfo y su buena actuación en el torneo dio más relumbrón y disipó cualquier duda sobre sus merecimientos de premios individuales.

“Lo que me ocurrió este año fue mucho más de lo que esperé. Yo quería llevarme la Liga de Campeones, pero después se superaron todos mis sueños. Fue todo muy importante para mi vida profesional y privida”, afirmó Kaká.

El chico bueno

La historia de Ricardo Izecson dos Santos Leite no es común: él no fue rescatado de la pobreza por el fútbol, no es adicto de fiestas nocturnas ni es un “chico malo”. No por casualidad, al iniciar su carrera en el fútbol profesional en 2001, el muchacho nacido el 22 de abril de 1982 en el seno de una familia de clase media de Brasilia -la ciudad brasileña con nivel de vida más elevado- recibió de sus colegas el apodo de “El Príncipe”.

Su tranquilidad en la cancha también se ve fuera de ella: en 2005 se casó con Caroline Celico, cuyos padres forman parte de la alta sociedad de Sao Paulo. Según el jugador, al momento del matrimonio ambos seguían siendo vírgenes, un reflejo de su rígida formación religiosa. Hoy Celico está embarazada y esperan que en 2008 nazca el primer hijo de la pareja.

La devoción a Dios es una de las principales marcas del delantero, quien a los 14 años de edad fue bautizado como miembro de la iglesia pentecostal brasileña Renacer en Cristo. Incluso, Kaká reveló que, tras abandonar las canchas, sueña con convertirse en un predicador religioso. “Me gustaría mucho. Es un camino lleno de desafíos. Implica el estudio de la teología, hacer cursos y un profundo estudio de la Biblia”, señaló el futbolista, quien admitió que es un duro desafío “aplicar en la sociedad de hoy cosas que fueron escritas hace miles de años. Pero ésta es la tarea de un buen pastor”, remató.

Agencias