nav
Miércoles 22 de Noviembre de 2017

Tiroteo cerca de iglesia cristiana dejó 5 muertos

Aunque no está confirmado oficialmente, según la cadena local KKTV el incidente ocurrió pocas horas después de que un francotirador asesinara a dos misioneros cristianos a 70 millas de allí.

  • Sociedad    
  • 10 dic 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cinco personas, incluyendo el presunto agresor, murieron este domingo durante un tiroteo cerca de la Iglesia Nueva Vida, según declaró el jefe de la policía local a la AFP.

Aunque no está confirmado oficialmente, según la cadena local KKTV el incidente ocurrió pocas horas después de que un francotirador asesinara a dos misioneros cristianos a 70 millas de allí, en el dormitorio de un centro de capacitación de la Iglesia Faith Bible, en Arvada, suburbio de Denver.

Iglesia Nueva Vida

Lance Coles, pastor de la Iglesia Nueva Vida, dijo a The Associated Press que recibió un reporte sobre un hombre armado que disparaba a las personas en el estacionamiento y que el sujeto pudo haber entrado al templo. Nueva Vida fue fundada por el reverendo Ted Haggard, despedido el año pasado luego de que un hombre dedicado a la prostitución dijo haber tenido relaciones sexuales con él durante tres años.

Haggard, entonces presidente de la Asociación Nacional de Evangelistas, reconoció haber cometido actos de “inmoralidad sexual”.

La iglesia es una de las mayores de Colorado, con unos 10 mil miembros.

“Gente maravillosa”

Las cuatro víctimas eran miembros del personal, dijo Paul Filidis, portavoz de Youth With a Mission, al referirse a dos jóvenes fallecidos.

Brady White, que asiste a la Iglesia Faith Bible, donde el centro está ubicado, dijo por su parte que había hablado con algunos de los estudiantes, quienes calificaron la experiencia de “aterradora”.

“Ellos son gente maravillosa”, dijo White de los estudiantes. “Su misión es conocer a Dios y propagar su mensaje”.

Testigos dijeron que el pistolero era un joven blanco de unos 20 años, que lucía una chaqueta oscura y un gorro, y parecía tener espejuelos y barba.

Inicialmente el individuo hirió a cuatro personas, dos de las cuales murieron de sus heridas después.

“Uno nunca sabe qué hacer en estos casos”, dijo el director del centro, Peter Warren.

“Tenemos que rezar juntos y llorar juntos”, añadió en declaraciones a la televisora KUSA-TV. “¿Quién sabe qué le estaba ocurriendo a este joven?”

Univisión