nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Escritor granadino descubre el lado humorístico de la Biblia

Casimiro García ha publicado “El humor en la Biblia” amparándose en las palabras del papa Benedicto XVI, quién aseguró que Dios posee “un agudo sentido del humor” y que ese humor “forma parte esencial del gozo de la Creación”.

  • Sociedad    
  • 25 mar 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

El escritor granadino Casimiro García ha publicado “El humor en la Biblia” (Arcopress) amparándose en las palabras del actual Pontífice Benedicto XVI, quién aseguró que Dios posee “un agudo sentido del humor” y que ese humor “forma parte esencial del gozo de la Creación”.

Según ha manifestado el autor motrileño a Efe, para su libro se inspiró en estas declaraciones del Pontífice, que pronunció cuando era Prefecto de la Congregación para la Defensa de la Doctrina de la Fe, aunque también ha reconocido que era un tema propicio porque “no había merecido mucha atención, seguramente, por el respeto que inspira un relato que, se dice, dictó el propio Espíritu Santo”.

Respecto a la posibilidad de que la Biblia hubiera sido interpretada antiguamente desde estas claves humorísticas, Casimiro García ha afirmado que “la historia es la historia y que es aventurado pensar que hubiese sido otra”.

El escritor ha destacado algunos episodios de su libro como “los devaneos amorosos del primer playboy del que se tiene noticia escrita, el patriarca Jacob” o “el ingenio que rezuma en otras de sus hazañas como la de la reconciliación con su hermano Esaú”, a quien le regala “a fin de aplacarlo” un lote de rumiantes de la mejor calidad, pero en porciones, “para mantenerlo en vilo”, ha puntualizado el autor.

Además de a Jacob, Casimiro ha destacado, entre los personajes bíblicos, a Yahvé “con sus continuas veleidades y cambios de humor”, a Abraham “con sus regateos” o a algún profeta como Jonás o el “crédulo” Gedeón.

El escritor granadino ha reconocido que el lenguaje de la Biblia está lleno de “expresiones ramplonas, frases populares y términos demasiado llanos para su gusto”, aunque es eso lo que “la hace más humana”.

Asimismo ha señalado que su libro está destinado a “las buenas gentes, creyentes o no, que andan por otras galaxias y que carecen de tiempo para leer las Escrituras tal y como están a su alcance”.

El escritor ha explicado que ha procurado facilitar un compendio de la Biblia “ordenado”, porque a veces “los pasajes bíblicos se enmarañan en un caos ininteligible”, y “festivo”, con el objetivo de “reducir la tensión que el relato infunde al lector profano: el temible estrés bíblico”, ha matizado.

Tampoco cree que su obra pueda ofender a nadie, ya que, a su juicio, “sólo ofende quien quiere ofenderse” y ésa no ha sido su intención.

“Esta síntesis festiva del Antiguo Testamento”, tal y como recoge la portada del libro, repasa en clave de humor los episodios de todos los textos sagrados: Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio); Históricos (Josué, Jueces, Rut, Samuel, Reyes, Crónicas, Tobias, Judit y Ester, y Macabeos); Sabiduría (Job, Eclesiastés, Eclesiástico); Proféticos (Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel, Oseas, Amos, Jonás, Habacuc y Malaquías); y Críticos (Primero y Segundo).

Granadadigital.com